domingo, 24 de enero de 2016

Reyes de la arena


La temporada estival del 2016 empezó con la novedad del Torneo Metropolitano de fútbol playa como uno de los eventos importantes, a desarrollarse en el Estadio Arenas del Plata de la Playa Pocitos. La idea que presenta una competencia –salvando las distancias– similar al Campeonato Uruguayo de primera división, fue una invitación difícil de rechazar para los protagonistas.


Dejando de lado la novedad de la presencia de Álvaro “Chino” Recoba, quien aún no pudo formar parte del plantel de Racing por una molestia en el pie, y de Rodrigo “Momia” Lemos (exjugadores profesionales, que llegaron a defender a la selección uruguaya), también están aquellos muchachos que decidieron probar suerte con el objetivo de divertirse y, por qué no, esperar un llamado para defender a la celeste.

Miguel Aguirrezabala, futbolista de la academia y además técnico del combinado nacional, cumple los dos roles al pie de la letra. Si bien defiende sus colores, le pone el ojo al material que pueda aparecer. “Este fue uno de los más grandes proyectos que nos propusimos a nivel deportivo. Cuanto más gente se arrime, se hace más amplio el espectro para elegir y además sería un paso fundamental para el desarrollo”, señaló en diálogo con Opinar.

Mi cabeza está en la selección. Quiero llevar a Uruguay al Mundial otra vez, ese es mi anhelo. Afortunadamente en este deporte hay muchas cosas por hacer, hace un tiempo trabajé con un grupo sub 18, además me gustaría que el plantel principal esté activo durante 10 meses en el año, hasta que haya una competencia estable”, añadió quien también actúa en el futsal.



El fútbol en líneas generales es uno solo, más allá de algunas variaciones en el reglamento. Es por ello que varios se suman a la experiencia en la playa, de última ya conocen al deporte y sus ramas en general. “Decidí probar por primera vez en la arena y me parece buenísimo. Además el grupo que se formó en Malvín es espectacular, nos sentimos bien. Personalmente trato de escuchar siempre a Diego Monserrat, Pampero Sobral, Fabián Canaveris y al resto porque desde chico los veía en la tele jugando campeonatos importantes y hoy en día considero como un logro más formar parte del plantel con ellos”, aseguró Gastón Laduche, ala izquierda del club que viene invicto en el campeonato.




Otra de las instituciones participantes, Parque Cubano, cuenta en sus filas con un arquero que sabe de “superficies distintas”. Mateo Ramírez es un todo terreno y convivió con la gloria y los torneos de trascendencia. En la playa, supo ser parte de la selección y participó de la Copa Libertadores de beach soccer con Peñarol y en el césped, devolvió al profesionalismo a Villa Española luego de un semestre en la C. “Somos muchos los que venimos hace años con esta cuestión. No me canso de agradecer el reconocimiento a los clubes chicos por decir presente y darle alegría a este deporte que lo necesita. Todos ponemos dinero de nuestro bolsillo para bancar cada presentación, lo que marca un compromiso mayor”, anunció el guardameta.



Pasar el rato con amigos, de eso se trata. Mario Piana, el que lleva el dorsal 10 en su espalda en Basañez, recalcó lo fundamental que fue seguir ligado a la causa sangre y luto. “Queríamos mantener esta idea que nació en el fútbol sala. Solicitamos a la directiva del club si podíamos presentarnos con la insignia y se dio. Le dimos para adelante y ahora seguimos gracias al sacrificio de los compañeros. Muchos laburamos ocho horas todos los días, como mecánicos, en la construcción y otros rubros. Lo que siempre pretendemos es juntar al grupo, aunque no parezca sencillo, más te digo nunca llegamos a los 13, pero qué importa, nos encanta juntarnos”, sentenció uno de los referentes del grupo.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario