jueves, 28 de enero de 2016

Resurgiendo como el Fénix


Los cuatro meses de inactividad son parte del pasado desde que pisó luego de mucho tiempo la cancha que lo vio nacer como jugador. Fabián Estoyanoff se vistió nuevamente de albivioleta, pero su incorporación no se puede oficializar por ahora ya que a sus 33 años se mantiene vigente y no le cierra la puerta a alguna oportunidad más importante, desde un punto de vista económico.


En su segundo día de entrenamientos con el Centro Atlético Fénix, el “Lolo” charló mano a mano con Opinar y anunció que se siente muy bien pese a que el vínculo con Al Nassr de Arabia Saudita no culminó en tiempo y forma, y con el deseo de instalarse lo más cerca posible del país.

-¿Qué recuerdo se le viene a la cabeza cuando se ve con la camiseta del club con el que debutó?

La gente. Ayer participé un rato de la práctica contra Liverpool y vi en la tribuna a algunas personas que me dejaron muy contento. Y eso que todavía no me puse a pensar en lo que sería un partido oficial.

-¿Los hinchas son los de siempre?

Sí, de hecho me puse a conversar con varios en estas horas.

-Si fuera por ellos ya firmaba su contrato.

Por supuesto, se nota el cariño de todos y me llena de nostalgia.

-¿Considera, como punto a favor para quedarse, formar parte del centenario institucional?

Obviamente, lo hablé cuando me propusieron venir porque uno se siente importante dentro del club por todo lo que pudimos conseguir a nivel de títulos, no solo di mis primeros pasos como profesional.

-¿En qué etapa de su carrera se encuentra?

(Piensa) No lo sé, te diría muy buena. Lo que busco en este momento es la felicidad dentro de una cancha, al lado de mi familia y en Uruguay.

-¿Le falta recuperar ritmo futbolístico?

Seguramente, este tiempo sin continuidad se hizo sentir. Igual por mi forma de ser trabajé bastante en lo físico. De a poco me voy sumando a los entrenamientos de fútbol.

-¿Sigue analizando alguna posibilidad que aparece en carpeta?

Sí, estoy viendo qué puede llegar a pasar pero Fénix es mi casa. Acá hice todas las inferiores y pasé gran parte de mi vida y mi carrera futbolística, si no sale nada importante me quedaría sin problemas.

-Siempre se dice que “el Fénix no baja”. ¿Aún se mantiene esa mística o los desafíos son mayores?

Y claro, ese es el grito de aliento de la hinchada. Ojalá que logremos clasificar a una copa internacional porque todos los jugadores aspiramos a conseguir cosas importantes, aunque iremos paso a paso.

-¿Cómo vivió el recibimiento de los compañeros, quienes se mostraron afines a una posible contratación suya?

Muy bien, la verdad me trataron espectacular. A algunos los conocía, a otros no, pero me encontré con un plantel super familiar, unido desde el primer hasta el último futbolista.

Puertas abiertas

Estoyanoff, pese a que llegó (en principio) para entrenar, tiene una consideración muy importante en el entorno capurrense. “Acá es un ídolo, como lo fue en Peñarol. Es un jugador clase A que si puede arreglar su contratación con los dirigentes nos va a venir muy bien porque es un futbolista rápido, habilidoso y con una gran definición”, señaló Álvaro Vadone, preparador físico del primer equipo.

Además del concepto del profesional anteriormente mencionado, Mateo Carro –quien sería compañero del ´Lolo´– añadió: “Es lindo compartir una práctica con una figura de su talla. Por suerte ya tenemos varios compañeros de ese nivel, como Martín Ligüera y el Nacho Pallas. Le dan un salto de calidad al grupo porque son los primeros en aportar su granito de arena


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario