viernes, 1 de enero de 2016

Nicolás Gentini: “Estuvimos casi 50 minutos en silencio”


En las buenas siempre y en las malas mucho más. Así parece. Nicolás Gentini se apoya en el aliento de su padre, de su hermana, de su cuñado y de los compañeros de trabajo del Casmu, con quienes compartió el sabor amargo de la derrota luego de estar ahí, a un paso del ascenso al Torneo Metropolitano con Auriblanco. De todas maneras, según le aseguró en el repaso de su labor profesional a Opinar, el oriundo de Verdirrojo solo agradeció el trabajo de sus compañeros.


-¿Siente que este proceso los va a llegar a conseguir buenos logros en el futuro?

Ni que hablar y me parece que este año se notó un poco más que en 2014 incluso. Muchos repetimos, se formó un grupo bárbaro y pese a que no teníamos pensado llega al lugar al que llegamos, fuimos animadores en todo el campeonato.

-Con Auriblanco, ¿terminó de coronar una temporada insuperable en cuanto a los números y también con respecto a los rendimientos tomando como referencia todo el año?

Fueron divinos estos cuatro meses. Jugué al lado de mis amigos y eso es impagable, por ese motivo los resultados (en lo personal) mejoraron también. Si bien el primer semestre arranqué en Verdirrojo, el club de toda mi vida, pagamos muy cara la transición importante por la que estamos pasando, por ello no logramos alcanzar un buen Metropolitano. De hecho en un momento no sabíamos si íbamos a competir, pero gracias a la ayuda de muchos allegados a la institución, fue así que apostamos al laburo de los pibes de las formativas y de algunas fichas mayores sin mucho renombre. Igual nos mantuvimos, hubiera sido mejor si disputábamos una final con Yale, sin embargo quedamos contentos, no te lo voy a negar.

-¿Le llamó la atención la calidad de las fichas mayores durante el desarrollo de la DTA?

Para nada, desde un principio teníamos jugadores de gran nivel. Andrés Piñeiro estuvo imparable en el uno contra uno, Julio Panelli fue el mejor en la mayoría de los juegos, Federico Ledanis y Cacho Jones se destacaron. En sí todos la rompieron. No me quiero olvidar de ninguno porque la remamos en cada ocasión y las soluciones aparecían.

-¿Se lamenta la última jugada ante 25 de Agosto? ¿Tomaron una mala decisión?

Con el diario del lunes, no tengo duda que debíamos cortar. El 99.9% de la gente hubiera imaginado que Nico Ibarra iba a meter un triple de la forma en la que lo hizo, faltando ocho segundos y con una distancia considerable. En sí al final cometimos muchísimos errores, que nos llevaron a quedarnos con las manos vacías.

-¿Cómo fue el encuentro en el vestuario tras el cotejo?

Estuvimos casi 50 minutos en silencio. A muchos les costaba decir una palabra, incluso recibir aliento, pero lo lindo que tiene el básquetbol es que cuando nos miramos a las caras no nos reprochamos nada y todos nos entregamos por completo porque en realidad perdimos nosotros, 25 no aplastó a Auriblanco.

-¿Y el entrenador que les marcó? Porque durante la transmisión se lo escuchaba muy convencido en su discurso y nunca les puso una presión extra.

Nicolás siempre nos agradeció. Él es muy hincha del club y hace cosas que no sé quién es capaz de hacerlas. Vivía adentro de la cancha, con el simple objetivo de llegar a lo más alto, y lo demostraba en cada entrenamiento.

-¿Qué espera de este 2016?

Mira, con las imágenes de la final en la cabeza, tratando de olvidarla, por ahora prefiero descansar. Cuando veo en la tele a una pelota naranja es inevitable sentir la amargura de no haber logrado algo hermoso. A partir de febrero voy a empezar a entrenar y en marzo empezaré a buscar equipo. Por ahora no tengo ningún tipo de vínculo con nadie, de todas formas lo único seguro es que se terminó un ciclo en Verdirrojo, es casi seguro que no voy a vestir la camiseta.

-¿Cree que se abrieron algunas puertas?

Capaz que sí, depende de las oportunidades que surjan. En la DTA me sentí muy cómodo, pero hay que entender que el nivel es otro.

-Si en la primera mitad del año no sale nada en Montevideo, ¿se ve en el interior?

Lo que tienen estos campeonatos es que por el tema del laburo no puedo tomar un compromiso así. Casi siempre busco algo cerca.

-¿Es difícil dejar la institución del Cerro?

Obviamente. Voy a extrañar un montón, solamente quiero cambiar de aire. Es mi casa, me formó en todos los aspectos. La hinchada es impresionante, nos sigue siempre, hasta en los entrenamientos. No tengo dudas de que va a crecer.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario