sábado, 26 de diciembre de 2015

Walter Tourreilles: “No te voy a negar que me equivoqué varias veces”


Falta difusión, faltan recursos, faltan muchas cosas. Lo que no faltan son las ganas y la ilusión de once muchachos que ingresan a la cancha a defender a sus clubes con el objetivo de alcanzar la gloria, ser observado y llegar hasta donde el fútbol indique. Algunos son más conocidos que otros, sin embargo, en el baile son todos iguales. No importa las trayectorias, esa es la esencia de la Segunda B Amateur.


Walter Tourreilles supo lo que es estar en un club de primera división. Liverpool lo acunó hace algunas temporadas, pero las lesiones lo hicieron perder protagonismo y allí tuvo que seguir su camino por otras instituciones, con el objetivo de regresar a ese lugar que tenía siendo un juvenil, de mientras aporta lo suyo en el Colón FC.

-Para lo que es la C, ¿qué significa llegar a la Liguilla?

Es hacer una gran campaña. Fue el primer objetivo que nos propusimos y se fue dando, a pesar de las dificultades que se fueron presentante. Por suerte todos tiramos para adelante y encontramos a un líder como Alejandro “Bomba” Cáceres que fue un fenómeno en este semestre.

-Luego de haber pasado por el círculo de privilegio y también por la Segunda División Profesional. ¿Qué encontró de nuevo en las canchas en las que defendió a Colón?

Nada nuevo. Las canchas quizás son las que más me sorprenden por su estado, pero no importa. El fútbol uruguayo tiene mucha garra y corazón, no importa la divisional, sus jugadores lo hacen único.

-También hay varios gurises que deben tener la ilusión de trascender.

Obviamente, hay material. No tengo duda que varios muchachos pueden estar más arriba perfectamente, capaz que a veces no lo logran porque tienen otras prioridades.

-Si bien tiene 24 años, ¿sus compañeros le preguntan cómo es vivir el sueño de estar en primera o en realidad no tiene ese papel de referente ante los más jóvenes?

En algunas oportunidades sí, se sorprenden porque compartí plantel con tal o cual jugador y siempre me acuerdo todo lo que me enseñó Carlos Macchi, un capitán de verdad. Ahí puedo decirles algún consejo para que aprendan lo bueno y lo malo, porque en este camino no todas son lindas.

-¿Marca cierto arrepentimiento por algo que hizo durante su carrera?

Para nada, no te voy a negar que me equivoqué varias veces, que salía a bailar cuando estábamos en plena competencia, pero no era un loco que vivía de joda. Las lesiones fueron las que me terminaron dejando de lado.

-¿Pasó por su cabeza en algún momento que iba a terminar en la B Amateur?

Sinceramente no. Mantuve la misma cabeza, a pesar de que es complicado recibir menos dinero. Principalmente cuando se agranda la familia. Tuve que empezar a trabajar, estudiar y seguir adelante con el deporte.

-¿A qué se dedica fuera del fútbol?

Estoy en la construcción.

-¿Cómo se divide en su rutina?

Me levanto temprano, voy a laburar. Salgo a las cinco de la tarde y luego me voy a casa a estar un rato con mi señora y mi hijo, para darle un poco de atención porque si no estoy todo el día afuera de casa. Luego, de nochecita, practicábamos con el plantel.

-¿Corre el riesgo de lesiones con su empleo? ¿Intenta cuidarse en ese sentido?

Para decirte la verdad, hago las tareas con normalidad. No me mato porque si lo hiciera no llego bien a la noche. En la cancha sí dejo todo, ahí no queda otra.

-Por ahora aprovecha de su descanso.

Claro, la semana pasada terminó la temporada, así que hasta marzo no queda otra que esperar y ver qué sucederá. Se dice que vamos a hacer una pretemporada, pero antes tenemos que encontrar la forma de financiarla, ojalá se pueda conseguir algún sponsor o a alguien que nos ayude, con algunas botellas de agua igual.

-¿Hay chances ciertas de que lleguen a la B?

Me parece que sí, le tengo tremenda fe al cuadro. Tenemos que pensar en nosotros, fijarnos una meta y no pensar en los rivales.

-¿En quién deposita las esperanzas para que, en caso de que se destaque, el club ascienda?

Hay varios chiquilines, por denominarlos de alguna manera, que la rompen. Están Rodrigo Pino, Delio Yauza, Diego Farinasso, un montón en realidad, que si quieren no tienen techo.

-¿Y Tourreilles dónde estará en un par de años?

(Risas) Ojalá que en la B, con Colón, con los mismos sueños de siempre.

Doble turno

Alejandro Cáceres, entrenador de Colón, le propuso a los jugadores dos horarios de entrenamientos. Uno en la tarde y otro en la noche. Lo curioso es que a los partidos nunca llegaban con un trabajo táctico entre todos los futbolistas porque no todos coincidían en los dos turnos, teniendo en cuenta los compromisos laborales y estudiantiles.

Tourreilles siempre asistía a la segunda práctica diaria, que muchas veces no era de lunes a viernes –comúnmente era lunes, miércoles y viernes–.


@MathiRosello

1 comentario: