sábado, 19 de diciembre de 2015

Una de suspenso

FOTO: Parte del plantel rojiverde festejando con la copa
en sus manos y la hinchada de fondo.

Llegó y se puso a la venta la película del campeón. Que hoy parece que es de suspenso, pero se puede observar con tranquilidad, aunque pasó por varias etapas. Hubo drama, terror y varias sensaciones más. Opinar se hizo presente en el Estadio Olímpico y fue testigo de las escenas que llevaron a los picapiedras a quedarse con la copa del Torneo Apertura de la Segunda División Profesional.


La verdad, no caigo. Nunca vi que un equipo dé vuelta un resultado de esta forma. Nos merecíamos esto, más vale no recordar lo malo, así que le tenemos que meter para adelante con todo”, confesó Adrián Leites al portal una vez concluido el encuentro.

El exatacante de Boston River tuvo participación en un encuentro que estaba cuesta arriba y que, en los primeros 45´, parecía complicado para los locales.

Cerro Largo llegó al escenario de la bahía bien parado, muy efectivo. De hecho por las veces a las que llegaba al arco defendido por Rafael García, automáticamente anotaba un tanto.

Gonzalo Sena le había puesto incertidumbre promediando los 25 minutos de juego, sin embargo el arachan siguió de largo. Doblegó a una defensa que no se mostraba firme. Hasta que aparecieron las variantes: Cristian Olivera y el mencionado Leites. “Que el partido iba a ser duro, no tenía ningún tipo de dudas. Respetando al rival los terminamos pasando por arriba y no se puede hacer un análisis en profundidad porque fue impensado”, contó el delantero.

Olivera y yo íbamos a entrar con el juego 3-1 abajo y justo nos habían metido el cuarto y seguimos adelante con huevo y corazón. Fuimos al vestuario en el entretiempo y Añón nos dijo que no tenía mucho para decir, pero nos retó a llevar el partido a un 4-4”, recordó Adrián. Aunque aclaró entre risas: “No fue una apuesta, pero que se la juegue con algo”.

Los de la bahía fueron avisando en el complemento que la idea era terminar, al menos, de la forma más decorosa la primera fase del campeonato de la B. Hasta que aparecieron los goles de Adrián Leites y Gonzalo Sena, otra vez, uno atrás del otro.

En el ambiente se palpaba que el local estaba para un poco más y que el empate se podía dar perfectamente. Pero no hay que olvidar que además hubo una expulsión (Maximiliano Montero) y una lesión con las tres variantes concretadas. Mauricio Felipe debió abandonar el campo de juego y dejó a su equipo con nueve futbolistas.

Hasta que apareció Pablo Pereira y selló un 4-4 definitivo, para delirio de toda la parcialidad rojiverde y decepción de “La 22” de Cerro Largo, nombre con el que se conoce a la hinchada.

El alargue, con la última fuerza de las plantillas, regaló las últimas emociones de la tarde. El que se encargó de hacerlo fue Cristian Olivera, ese que para muchos debió ser titular. El ex Plaza Colonia marcó el 5-4 definitivo y chau. Beso y copa.

Justamente Esteban Ostojich se encargó de dar por concluido el match y allí se desprendieron varias lágrimas de emoción. Como las del presidente de la institución, Gabriel Kouyoumdjian. “La gente nos ha ayudado muchísimo en los momentos complicados. A mí me genera emoción porque los muchachos, y todos en general, lo necesitábamos”, manifestó casi sin palabras el directivo.

Por otro lado, el entrenador Gabriel Añón expresó: “Concretamos un proceso y eso tiene un valor mucho mayor, al menos para nosotros”. Sabido es que para llegar a lo que vivió Rampla, tuvo que pasar varias pálidas. “Ahora es tiempo de pensar en la familia y en las vacaciones. Desde el 11 de enero nos vamos a poner las pilas, de aquí a ese momento va a pasar muchísima agua bajo el puente”, sentenció el orientador picapiedra.

A mano con el barrio

Luis Bondelas, preparador físico ramplense, obtuvo el primer objetivo trazado desde su llegada al Estadio Olímpico. Luego de su pasaje por el tradicional rival (el Club Atlético Cerro), aceptó el desafío de llegar al elenco orientado por Gabriel Añón y casi ni sufrió inconvenientes con la parcialidad.

El profe dejó a ambas contentas porque en el primer semestre del 2015, el albiceleste se salvó del descenso cuando estaba casi condenado. “Es increíble. Sabía que íbamos a ganar porque lo que más quería era cerrar un año redondo. La primera parte con Cerro me dejó sin palabras, de la mano de Miguel el trabajo fue espectacular. Luego me tocó llegar al rival de toda la vida para estar junto a Gabriel Añón y Hugo Pilo, dos amigos y no me quedan más que palabras de agradecimiento”, repasó el encargado de la parte física en diálogo con la página.

Valor agregado



Durante los encuentros, varios allegados a Rampla Juniors destacaron la labor de los juveniles del club. Uno de ellos fue Mathías Rigoletto, quien no se cansó de recibir elogios. “Es inexplicable. Lo que tiene esta banda es que nunca se entrega, salimos a la cancha y nos propusimos no bajar los brazos”, confesó.

Junto a Camilo Cándido, fueron los blancos de comentarios muy importantes. De todas formas reconoció: “Cada uno piensa lo que quiere. A nivel personal cierro un año excelente, principalmente de julio hasta ahora”. Aunque  también dijo convencido: “No me tengo que quedar con esto, jamás hay que descansarse, sino fijate el ejemplo de Luis Suárez”.

Por último habló de los campeones silenciosos, aquellos que también llevaron a lo más alto el trofeo. “Los que merecen este campeonato son mis familiares, mi novia, mis padres, mis hermanos, todos. Luego dejame dedicárselo a la hinchada y a una persona especial, el profesor Fernando Barboza, quien celebra todo esto desde arriba”, concluyó el juvenil.

Dos menos



No porque haya sido en este encuentro específicamente, Willington Techera y Nicolás Pirez se perdieron la definición por inconvenientes físicos. Hoy sufrieron los 120 minutos en la tribuna y festejaron en el campo de juego.

La revancha estaba a la vuelta de la esquina y el fútbol me la regaló. Esto es para toda la vida, así que no sé que más decirte… Esto es hermoso”, indicó muy emocionado el exlateral de Tacuarembó y Peñarol.

Por otra parte, el ´Chino´, quien casi sufre una fractura en el último cotejo ante Miramar Misiones aseguró: “Ayer no pude dormir, me imaginaba dentro de la cancha, pero debo estar muy agradecido a los compañeros. En el entretiempo sabíamos que lo íbamos a dar vuelta”. De hecho, el zaguero iba a jugar a como diera lugar, pero lo frenaron a tiempo. “Con la copa en mano, fue una buena decisión quedarme afuera. Me iba a infiltrar y gracias a una decisión del cuerpo médico y el cuerpo técnico no pude hacerlo y les tengo que estar muy agradecidos”, señaló.

Planeando el 2016

FOTO: Archivo de Opinar.

Una de las posibles incorporaciones será Jesús Toscanini. El delantero venía entrenando con el plantel durante este semestre, pero una lesión no le permitió estar al 100% para formar parte de los encuentros. A partir de enero, el ex Wanderers, Torque y Rocha FC podrá calzarse la casaca picapiedra.

El equipo empezó bien y se ha mantenido. Los partidos que había que ganar los ganó y eso lo demostró en todo el campeonato”, declaró luego de la consagración.

Ya con una de las metas obtenidas, el conjunto del Cerro tendrá más posibilidades de incorporarlo para la segunda parte de la temporada. Solo debe dejar atrás un problema en los tendones del isquiotibial. “Desde un primer momento me abrieron las puertas, ahora hay que ver, pero estoy seguro que vamos a conversar después del campeonato para ver si llegamos a buen puerto”, contó.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario