viernes, 18 de diciembre de 2015

No es uno más

FOTO: Sweetney junto a Ryan Blankson y Shaquille Johnson.

Jugó en la NBA, su historia es particular y por si fuera poco es uno de los profesionales más queridos del básquetbol uruguayo. Su físico tal vez no lo ayude, pero su calidad es indiscutible. Michael Sweetney desde que llegó a Urunday Universitario no solo se ganó los aplausos desde las gradas, también consiguió el respeto de sus compañeros.


Anoche el gimnasio Cr. Osvaldo Dohir, el estadounidense contó ante dos tribunas casi completas su historia de vida y abordó la temática de bullying y depresión. “En sí es algo que hago permanentemente en los Estados Unidos, pero me parecía interesante compartirlo aquí en Uruguay para ayudar a alguien a cambiar y, obviamente, salvar la vida de algunas personas”, reconoció el exjugador de New York Knicks y Chicago Bulls en Opinar.

Desde sus comienzos en 2003, su vida pasó por muchos momentos. Emociones varias se apoderaron de Mike, aunque al tiempo fue dejando atrás las frustraciones, un alejamiento con sus allegados y varias cosas que lo fueron dañando personal, física y profesionalmente.

Ahora me siento muy bien. No tengo miedo de contarlo porque estoy recuperado. La gente me entiende y eso me gusta porque lo pude lograr gracias al apoyo de mis amigos y familiares”, indicó convencido el ala-pivot 33 de años.

Cuando el reloj marcaba la hora 20, la gente no hizo ni un susurro. Michael Sweetney, y dos traductores que lo acompañaron, desarrollaron una charla que no hizo más que mantener alerta a los oídos porque –por lo observado luego de su finalización– le dejó una enseñanza a todos.

Emilio Taboada asistió al evento, no porque luego se realizaría un entrenamiento normal del plantel principal. Se ubicó en una de las cabeceras y de allí no se movió. “Sabía su historia, en esta oportunidad se explayó un poco más a pesar de que tiene un poco aceitado su discurso, pero nunca es una pérdida de tiempo porque estos tipos superan la media y por una circunstancia u otra le tocó vivir ciertas experiencias en la vida, que nos puede pasar a cualquiera, así que no tengo dudas de que fue enriquecedor”, destacó como representante del grupo de jugadores.

Por otro lado, desde la parte directriz también hubo comentarios positivos por la disertación del nacido en Washington D.C. “Es una satisfacción como directivos contar con un excelente jugador, que además cuenta con una biografía impresionante”, indicó el presidente de la institución, el Cr. Osvaldo Dohir. “Que estas cosas se puedan transmitir para los chicos de formativas es muy positivo”, agregó.

A su vez el Dr. Juan Rodríguez, miembro de la comisión del básquetbol en Urunday Universitario, acotó: “La opción de su contratación tenía varios perfiles. Nadie negó su calidad técnica y deportiva, además nos habían llegado comentarios muy buenos por parte del coach, Héctor Da Prá, quien hizo referencia a sus valores diarios y de la forma en la que los maneja dentro del vestuario”.

La idea de que diera la charla estuvo desde hace tiempo, pero el interés también se despertó por una entrevista realizada por los colegas de Tenfield. “Cuando hubiese un huequito, una mínima posibilidad de hacerlo, sin dudas queríamos llevar adelante esto. Teníamos claro que las fechas eran complicadas porque los compromisos deportivos eran muy importantes y aparte en fin de año es todo más complejo. Por suerte se hizo y salió lindo”, sentenció Rodríguez.

Reconocimiento especial

En líneas anteriores fue mencionado justamente Héctor Da Prá. El entrenador del ´estudioso´, quien cuenta con una reconocida trayectoria en el medio, conoce a Michael Sweetney desde hace tiempo y sus palabras hacia el extranjero marcan un reconocimiento. “Los años te dan una emocionante lección. Todos los días se aprende algo y el que diga que no, es porque no tiene la humildad suficiente porque en esto hay cosas buenas y malas”, expresó.

Gracias a él entendimos que el básquetbol es un deporte, un juego y los dramas vienen por otro lado. Muchas veces les digo a los jugadores que deben estar felices en cada partido y entrenamiento porque hacemos lo que realmente nos gusta”, aseguró el exorientador de Unión Atlética, Larrañaga, entre otros.

Si bien lo considera una ficha importante, no es de aquellos que se pongan el grupo al hombro y lo demuestre constantemente. Sin embargo aclaró: “Es un líder silencioso. No marca el correr del equipo. Habla muy poco, lo justo tal vez, sin embargo todos lo respetamos. Por su trayectoria, sus vivencias, su experiencia real en la NBA, en fin, por un montón de cosas”.

Yo me quedo con el privilegio de que haya dicho que soy uno de sus entrenadores favoritos”, confesó con una sonrisa.

Es que el tiempo avalan una continuidad y una confianza mutua. “Quizás lo comentó por una cuestión afectuosa. Ahora volvió por el relacionamiento que nos quedó desde su pasaje en Atenas, pero sinceramente es gratificante porque es algo que me llevo con mucho orgullo a mi casa todos los días”, concluyó Da Prá.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario