miércoles, 16 de diciembre de 2015

En el camino del éxito

FOTO: Camilo Mafla, figura en el ascenso del
Atlético Bucaramanga colombiano.

Algunos ya son consagrados, otros lo serán en el futuro –o tal vez no–. Lo cierto es que el Uruguay invita a varios futbolistas, en este caso del exterior, a hacerse el camino al andar. Por más complejo que parezca, y que muchas veces llegan a ganarse la confianza y un lugar en el equipo, el desafío se lleva adelante y la mayoría no desiste.


En el caso de hoy, quien pasó por los micrófonos de Opinar fue Christian Camilo Mafla, uno de los laterales del Sud América campeón del ascenso en 2013. El colombiano de 22 años, oriundo de Palmira, llegó al elenco orientado por Alejandro Apud y tuvo buenas y malas, sin embargo, el final fue feliz.

Hoy, habiendo pasado casi dos años del regreso del futbolista a su país, la situación es otra, el club es distinto, pero el logro que consiguió es el mismo. Mafla logró ascender a primera división con Atlético Bucaramanga, siendo una de las figuras en el plantel. “Estoy super contento. El grupo había empezado a mostrar cosas importantes desde enero, así que simplemente debemos estar agradecidos por Dios porque un ascenso, similar al que me tocó vivir en la IASA, es algo inigualable”, comentó.

Es innegable que ser profeta en tierra propia debe ser una de las metas más grandes, aunque lograr trascender también es importante. Y así lo manifestó quien tuvo la oportunidad de defender a la selección colombia sub 17 en 2009: “Por ahí este ascenso fue muy especial porque lo conseguí en un medio que conozco, cerca de mi gente y esas cosas terminan siendo únicas. Pero Uruguay me dio muchas alegrías y eso lo reconozco siempre, los compañeros eran extraordinarios y me ayudaron en todo momento”.

El fútbol uruguayo es diferente”, confesó. Y de paso recordó que “se mete muchísimo y el juego quizás es distinto, de todas formas es muy lindo”.

De hecho, habló de gran forma de los que lograron compartir plantilla con él. “Desde que llegué a Sud América noté algo precioso porque me hicieron sentir como en casa. Me encantaría regresar, más luego de lo que te comenté recién”, indicó. Como también le dio un lugar especial a los que van siempre a la cancha y se ubican detrás del alambrado. “La hinchada es muy fiel. Casi ni jugué, pero siempre veo en las redes sociales que comenta lo que hago y debo estar muy agradecido con ellos. Afortunadamente conseguimos darle esa alegría que tanto buscamos”, destacó.

Sinceramente, no puedo pedir más nada. Luego de haber alcanzado estos objetivos, similares en sí porque eran clubes que estuvieron mucho tiempo en la Divisional B, me siento conforme y no puedo pedir otra cosa. Si me toca quedarme, bienvenido sea. Estoy a gusto en Bucaramanga. Hicimos un gran campeonato, el profe me dio la oportunidad y cada vez que ingresé al campo di lo mejor de mí”, concluyó el defensor con el recuerdo latente, entornando la puerta de un período de pases que se está desarrollando en casi todo el continente.

Un saludo muy especial

Durante la entrevista, Mafla remarcó el cariño que le quedó de Cristian, Gonzalo y Matías, tres ex Sud América con los que compartió cancha y la rutina en general. “Debo mandarle un agradecimiento enorme a la familia Malán por haberme bancado. Ellos saben que los quiero mucho y los recuerdo de la mejor manera”, aseguró.



@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario