domingo, 6 de diciembre de 2015

El día en el que lo imposible se hizo posible

FOTO: ABC - Paraguay.

Fue un 7 de diciembre, precisamente de 2005, cuando 7000 personas fueron testigos de una jornada histórica para el fútbol uruguayo. Por primera vez en la historia, un club del interior se coronaba campeón de un torneo corto en un campeonato organizado por la Asociación Uruguaya de Fútbol y ese club fue el Rocha Fútbol Club.


De la mano de Luis González y un plantel repletó de hombres de la casa, por más que varios de los que llegaron como refuerzos eran de otros lugares, derrotó a Rampla Juniors 2-1, fue testigo del tropezón de Nacional y el celeste del este pudo alcanzar la gloria y la clasificación a una Copa Libertadores.

Uno de los componentes de ese plantel fue Diego Ciz, futbolista que se formó en Peñarol, pero que en 2005 decidió un cambio de aire y lo consiguió, por si fuera poco, con una copa en sus manos. Opinar charló con él a la distancia y recordó el acontecimiento más importante del club que fue fundado en 1999.

-¿Se celebra de la misma manera esa copa obtenida hace tantos años?

Sin duda, es uno de los recuerdos imborrables que me tocó vivir. Cuanto más pasa el tiempo, más importancia tiene porque es un equipo del interior, humilde, que en ese momento estaba conformado por un grupo espectacular.

-¿En qué momento comenzaron a sentirse campeones?

Íbamos partido a partido y éramos conscientes de que se podía pelear el torneo ya que el grupo contaba con una fuerza interna tremenda. Muchos veían una caída porque Nacional estaba peleando también, pero llegaban los partidos y la confianza estaba intacta, por eso los sacamos adelante. En el momento en el que nos informaron que se habían dado los resultados para ganar empezamos a festejar y no paramos.

-¿Qué partido de ese torneo es el que más recuerda?

(Piensa) Me quedo con el que jugamos con Rampla, un club que jugaba muy bien y necesitaba los puntos por el tema del descenso. Fue tanta la alegría y el desahogo que no me acuerdo de otro juego tan importante.

-Con el diario del lunes, ¿fue la mejor decisión la del traspaso a Rocha?

Sin duda. Hice todas las formativas en Peñarol, incluso formé parte del plantel principal, pero el llamado del grupo inversor me convenció. Ya me conocían, porque cuando era chico había estado en selecciones del departamento y en el plantel estaban varios amigos. Fue todo un éxito.

-¿Cómo sigue su vínculo con los muchachos del plantel? ¿Se mantiene en contacto?

Sí, desde siempre. Hace poco me enteré que Matías González empezó a dirigir al primer equipo de Rocha y me puse muy contento. Es un amigo, además de ser una excelente persona y profesional con todas las letras.

-Si bien no es su caso, ni el que se comentó anteriormente. ¿El fútbol fue injusto con varios de los que conformaron ese grupo tan especial?

La verdad, sí. Muchos podían haber tenido una transferencia perfectamente, pero hubo un mal manejo, por parte de la dirigencia capaz, o por arreglos que no llegaban a buen puerto y lamentablemente culminaron con una carrera más corta porque al año siguiente terminaron descendiendo.

-Usted tuvo la oportunidad de emigrar y seguir en el exterior hasta el día de hoy.

Desde el 2007, cuando llegué a Olimpia, me quedé afuera. Pasé por Rumania, luego por Sol de América, Sportivo Luqueño y actualmente defiendo a Rubio Ñu. Por suerte logramos el objetivo de mantener la categoría, teníamos que ganarle a Guaraní –una institución de mucha jerarquía– y lo hicimos, por si fuera poco, como visitantes.

-¿Es un gran fin de año entonces? ¿Se brinda por el recuerdo de Rocha, la permanencia en primera y tener la familia al lado?

Ni que hablar. El jugador sufre más de lo que disfruta. Rubio Ñu es un equipo histórico y por suerte cumplimos con la labor de dejarlo en primera.

-¿Va a venir unos días a Uruguay o cuesta dejar el emprendimiento familiar?

(Risas) Siempre que puedo me doy una vuelta. Lastimosamente esta vez no podré porque tengo que estar cuidando el negocio, aunque en 2016 nos vamos a hacer una escapadita.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario