lunes, 7 de diciembre de 2015

El crack que aún no llegó

FOTO: Salteño, oriundo del manya, sueña y busca
su gran oportunidad en el fútbol de la mano de la IASA.

Con el título de campeón uruguayo (2012/2013) en su palmarés, Jorge Fleitas fue a Sud América en busca de la oportunidad que aún no pudo alcanzar, al menos, en el círculo de privilegio. Pese a esto, el salteño espera y no desespera, porque el tiempo le brindó una enseñanza fundamental y en la charla con Opinar lo comentó, así como también destacó la labor de su compañero Javier Irazún.


-¿Tenía razón el ´Canario´ Luna en la letra de ´Brindis por Pierrot´ cuando hablaba de su puesto”

Ser arquero es difícil, pero hay que darle para adelante al que le toca jugar. El ´Perro´ viene haciendo un excelente trabajo hace bastante.

-De todas formas ha tomado minutos en la reserva. ¿Le sirvieron?

Obviamente porque cuando llegué al club (mediados de 2013) estaba desgarrado. Por apurarme me terminé perjudicando porque luego terminé un año parado. Ahora me siento mejor, de a poco la pierna se mueve con más confianza.

-¿Qué aprendió de ese inconveniente físico?

Que no me tiene que matar la ansiedad de jugar y lo fundamental es esperar.

-¿Por qué tomó la decisión de dejar una institución tan importante?

A mí me trataron bien en Peñarol. La idea era venir a Tercera y si podía a pelearla con el plantel principal. Lo malo fue esa lesión que me mató, aunque tuve la chance de estar en un partido en el que no pude responder al 100%. El primer año vine a préstamo y el segundo año fue una llegada definitiva.

-¿Le dolió la rescisión de contrato?

Fue un arreglo mutuo. Acá me querían, allá necesitaban liberar un cupo y se dio normalmente, no lo vi con malos ojos.

-Mucho se habló en los últimos años del arco en su anterior club. ¿Por qué nunca le dieron una oportunidad? ¿Era difícil obtenerla?

Cuando Diego Aguirre era el entrenador, me subió al plantel principal. Lamentablemente se terminó yendo en medio del campeonato. Con la llegada del ´Polilla´ Da Silva fui suplente en algunos partidos, pero no quería muchos goleros juveniles y terminó viniendo otro compañero. Ahí quedamos medio de costado, pero ahora tuvo la chance Gastón (Guruceaga) y estoy muy feliz por él. Fue uno de los mejores profesionales con los que compartí grupo.

-Lo que sorprende de Gastón es su experiencia, más allá de su juventud.

Sí, ni que hablar. Yo pude entrenar en todo el proceso de juveniles a su lado, lo vi crecer un montón. Hoy es uno de los grandes arqueros del Uruguay y lo demostró en el campeonato.

Tierra de goleros y goleadores

Oriundo del norte, de la tierra del fútbol y los naranjales, Fleitas se presentó así: “Soy de Salto, tengo 22 años, llegué a Montevideo a los 13 años. Primero probé suerte en Juventud de Las Piedras, después llegué a Peñarol y seguí de largo”.

Cuando tiene la oportunidad de regresar, en los picaditos de la calle deja por un rato la valla y se la presta a alguno de sus amigos. “Cuando vuelvo al pueblo, no voy al arco ni loco”, reconoció entre risas, pero aseguró que la pasión por evitar los goles viene desde pequeño: “De chico miraba un montón a los goleros, me llamó la atención lo diferente que eran y me gustó el puesto”.

Así fue creciendo, llegando y ganando sus oportunidades. “El fútbol me dio la oportunidad de entrenar con tres excelentes arqueros: Sebastián Sosa, Fabián Carini y el ´Perro´ Irazún”, recordó con admiración quien en las próximas horas concluirá su año ante El Tanque Sisley en el Parque Ángel Fossa.


@MathiRosello 



No hay comentarios:

Publicar un comentario