martes, 20 de octubre de 2015

De primera


Las emociones reinaron una noche en la que no faltaron las lágrimas por la emoción de lo obtenido en las épocas doradas y el deseo innegable de los hinchas y allegados de Bella Vista para que próximamente retorne al lugar “del que nunca debió salir”, según se comenta por la gente al unísono: el profesionalismo.


Si bien el papal celebró sus 95 años el pasado 4 de octubre, anoche la sede ubicada en la Avenida Agraciada se vistió de gala con el objetivo de homenajear a los campeones de 1990 y a Carlos Solé, el gran relator uruguayo, y a aquellos que ni siquiera esperaban un mimo como Enrique “Quique” Yannuzzi, periodista de Radio Universal –confeso hincha auriblanco– y Andrés “Chiquito” Vismara, histórico kinesiólogo de la institución.

El evento contó con la presencia de varios invitados de honor. Entre ellos, estuvieron los finalistas de la final de la recordada final por el ascenso ante Huracán Buceo en la década del 60 (que presentó un Estadio Centenario repleto), Martín García, Santiago “Vasco” Ostolaza, Mario Romano y Graciela Costa (en representación del Museo del Fútbol y CAFO).



Estoy contento de estar por acá, me reencontré con un montón de gente linda. Guardo un recuerdo tremendo de mi paso por acá porque tuve la posibilidad de jugar el recordado Apertura de 1999 y la Copa Libertadores, en la que terminamos quedando afuera contra Deportivo Cali en Maldonado”, recordó el “Tato”, quien supo jugar en aquel plantel que contó con Adrián Berbia, Guillermo Giacomazzi, Diego Alonso, Jorge Casanova, Rodrigo Lemos y varios más.

A su vez, García añadió: “Estamos tratando de hacer un poco de fuerza y colaborar en este difícil momento para que se solucione todo y veamos otra vez al club en la cancha”.

Una vez que los invitados se ubicaron en su lugar, no importó la lluvia, ni el poco espacio que había en la sala, el presidente Juan Paulo Núñez recibió a quienes se acercaron al emotivo acto e hizo una puesta a punto de las actividades que viene llevando adelante la directiva que encabeza.

Fue infaltable el anhelo de ver a su cuadro en el profesionalismo, pero aclaró: “En mi casa tengo dos hinchas que me piden todos los días ver nuevamente al equipo en primera, pero siempre les digo que no tiene que ser a cualquier precio. Ya lo hicimos anteriormente y otra vez no nos vamos a arriesgar. Si nos toca el año que viene, bienvenido será”.

Acto seguido, tomó la palabra Carlos Eastman (secretario general de Bella Vista), quien realizó una donación –por parte del club– al Museo del Fútbol. En breve, el espacio que representa la historia del fútbol uruguayo contará con dos piezas más, ambas, pertenecientes al finado José Nasazzi, el “Mariscal”, capitán de la selección uruguaya y del conjunto papal en sus épocas como profesional.

Hasta que por último, llegó lo más esperado por todos, el reconocimiento a los campeones de 1990, quienes se volvieron a sentir futbolistas por un ratito y, de a ratos, comentaban las incidencias que fueron mostradas a los espectadores en un video que recopiló momentos de la temporada que concluyó con los entonces orientador por Manuel Keosseian con la copa de campeón.

Una institución dentro de otra



Hablar de Andrés Vismara, el “Chiquito”, en Bella Vista es hacerse un repaso por la historia del club papal. “Qué te parece, pasaron 34 años de mi vida en esta institución”, recordó en mano a mano con Opinar el kinesiólogo que –entre tantos logros– fue partícipe del torneo que coronó al auriblanco en los comienzos de la década del ´90.

Este club tenía a la hinchada más correcta, nunca había un problema. De hecho cada persona que entraba la consideraba como de mi familia”, añadió quien a partir de ayer tendrá su nombre en el Departamento de Sanidad del Estadio Nasazzi.

En una noche para el recuerdo, Vismara fue claro con respecto a lo que pasó y valoró el hecho de que la directiva se acordara de una meta tan difícil de alcanzar. “Nunca hay que perder la memoria, más si son cosas positivas”, sentenció.

A pesar del tiempo, “Chiquito” nunca le dice que no al equipo. Por algo todo el mundo lo quiere, tal como fue dicho en el discurso de homenaje. “Siempre estoy dándole una manito al equipo. Por más que ahora soy jubilado y hace muy poco fui operado de la rodilla”.

Por lo menos intento encausar a los más jóvenes, un hecho que no es para nada sencillo”, concluyó uno de los máximos ídolos del Bella, que casualmente no ingresó al campo de juego con una pelota.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario