lunes, 31 de agosto de 2015

La formación es el premio


Las selecciones de Sudamérica se están preparando para el Torneo Sudamericano que se disputará en Colombia durante el mes de noviembre. Si bien no tiene mucha difusión, ni mucha gente en las tribunas, además de que no hay grandes logros (más allá del trofeo de campeón), el objetivo primordial es observar a los cracks del futuro.


La motivación de formar parte en el proceso está buena, más allá que en la categoría no se luche por premios grandes como la clasificación a un Mundial. El Complejo Celeste construyó una mística que se sigue formando día a día, entonces los chiquilines notan parte de su crecimiento, aunque es innegable que la posibilidad de obtener un título es importante”, señaló en diálogo mano a mano con Opinar, Alejandro Garay.

El entrenador de la selección más chica que trabaja en el Centro de Alto Rendimiento perteneciente a la Asociación Uruguaya de Fútbol reconoció que “en esta etapa es fundamental la formación” y hay varias razones para explicarlo.

No hay que descuidar el liceo, el comportamiento en sus clubes y un montón de cosas y por suerte la selección nos aporta esas herramientas”, señaló Garay, haciendo referencia a una de las prioridades que marca el proceso encabezado por Óscar Tabárez.

FOTO: Archivo de Opinar.

Es el vigente campeón, pero si el gran público se queda con esto último, lo escrito en líneas anteriores fue en vano. Juan José Oré, exjugador de Perú y técnico del combinado sub 15 de Perú también charló a la distancia con Opinar.

Nosotros somos formadores, lo que más queremos es que los muchachos salgan adelante gracias al talento que tienen”, expresó el exdelantero de Alianza Lima que asumió en su actual cargo en 2012.

En tierras incaicas no existe un proceso y eso no tendría que ser así, según Oré: “Es clave tener una conexión directa con la selección mayor y en Perú esto no sucede”.

En los viajes observamos cada situación y observamos la diferencia. Sé que en Uruguay el “Maestro” Tabárez se reúne permanentemente con los cuerpos técnicos de juveniles, los futbolistas del exterior entrenan con los chicos, les hacen regalos y esto es espectacular, marca un acercamiento”, añadió.

Pese a lo anterior, también acusó una irresponsabilidad por parte de las instituciones que conforman una liga local. Con el paso del tiempo, algunos futbolistas van quedando en el olvido. “Una vez que pasan la sub 20, hay un vacío porque los futbolistas piensan que no siguen en formación y ya son profesionales”, destacó.

En Perú no surgen muchas oportunidades para los jóvenes, de hecho la mayoría de los clubes tienen una base de extranjeros para sus planteles”, acotó denotando claramente preocupación.

Lamentablemente, el jugador de Perú madura un poco más tarde (en comparación a otros futbolistas sudamericanos) y hay muchos factores para comprenderlo. La competencia local, que es uno de ellos, ha mejorado un poco pero no es como la queremos, al fin y al cabo”, confesó quien descartó de raíz la chance de involucrarse en el cuerpo técnico de mayores para que exista un acercamiento. Se siente muy cómodo en las juveniles.

El combinado peruano, al igual que todas los del continente, siguen entrenando paso a paso, mechando algún que otro amistoso, mientras la intención de los profesionales que están al lado de los verdaderos protagonistas es el de siempre.

Tratamos de hacer lo mejor en los días que contamos con los convocados, les enseñamos muchas cosas y nos enfocamos en algunos aspectos que muchas veces no captan en sus clubes y cada vez sean mejores profesionales y personas”, concluyó.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario