miércoles, 12 de agosto de 2015

Jean Pierre Barrientos: “Liber Quiñones me dio un empujón para quedarme”

FOTO: Página oficial de Racing.

En Sayago están contentos. Volvieron varios hijos pródigos de la institución a Racing. En este período de pases, no solo estampó su firma Liber Quiñones, días más tarde le siguió Jean Pierre Barrientos, un delantero que apareció que apareció entre 2009/2010 con buenos rendimientos y vivió una época histórica.


En su vuelta a Montevideo, el atacante charló con Opinar y repasó lo que fue su trayectoria a nivel internacional, además de mencionar los objetivos de cara al Torneo Apertura venidero.

-¿Qué significa para usted regresar al equipo que lo formó futbolísticamente?

Muchísimo. No fue para nada difícil porque tenía ganas de quedarme en Uruguay junto a mi familia, aparte no había mejor lugar para estar que en Racing.

-¿Encontró la casa en orden?

Sí, muchísimo mejor a cuando me había ido. El club está haciendo un gran trabajo para el futuro, tiene planificadas varias obras para mejorar y eso es bueno porque se lo merece, más allá de ser un equipo humilde. Le sirvió mucho la posibilidad de vender uno o dos jugadores por año para lograr este crecimiento.

-Además se reencontró con algún que otro excompañero suyo, como el caso de Quiñones.

Sí, Liber me dio un empujón para quedarme. Tengo una gran relación y además supe compartir delantera con él. Me parece un jugador extraordinario y, la verdad, conformamos una muy buena dupla porque nos entendemos mucho.

-Con respecto a lo futbolístico, ¿qué le ha pedido en los entrenamientos Santiago Ostolaza?

No mucho, simplemente me explicó para qué me quería y que estaba muy interesado en que le pueda dar un mano al plantel. Me adelantó que no sería nada fácil ganarse un lugar porque el grupo es muy bueno, pero me dio toda la confianza del mundo.

-¿Cuál va a ser la idea grupal para el Campeonato Uruguayo? ¿Con qué intenciones van a salir al campo de juego?

Estamos para cosas importantes. Hay muchos futbolistas de calidad y experiencia y jóvenes que tienen una ambición tremenda, eso nos podrá ayudar para meternos entre los primeros cinco de la tabla.

-Capaz que alguno de los que se quedó de la temporada pasada se lo comentó, pero, ¿les quedó una espina por no haber clasificado a la Copa Sudamericana?

Sí, varios se quedaron con la sangre en el ojo. Faltó muy poquito, pero ya está. Eso quedó atrás, esta vez tendremos que aprovechar el momento y listo.

-¿Va a estar a la orden en el primer partido?

Yo vengo entrenando hace 20 días a la par de todos, aunque el profe (Guillermo Souto) me comentó que me faltaría alguna práctica de fútbol. Lo malo de estas semanas fue que por las lluvias no pude hacer ningún amistoso. De todas formas voy a hacer lo posible porque tengo muchos deseos de jugar.

-¿Cuánto le dio a su juego el fútbol portugués y el de Polonia?

Un montón, a pesar de que hay una diferencia muy grande. Creo que en Portugal tuve más dinámica y más clase. Allá apuestan mucho al juego vistoso y por suerte supe adaptarme muy bien. Por el contrario los polacos son un poco más rústicos, les gusta dar muchas patadas. La adaptación no fue para nada buena y decidí pegar la vuelta.

-Con respecto a lo último que comentó, ¿el idioma fue una de las principales complicaciones?

Totalmente. Es muy diferente. Lo peor fue también que mi familia y yo no manejábamos un buen inglés y eso fue una dificultad también. Igual, como pude, intenté salir adelante porque fue solo un semestre.

-¿Cuántas veces pensó en ponerse la camiseta albiverde estando en Polonia?

Muchísimas, principalmente porque le tenía un agradecimiento enorme porque me dio las alas para pegar el salto rumbo al exterior. No había mejor lugar para regresar al fútbol uruguayo.

-Sin embargo en Vitoria Guimaraes de Portugal logró un alto rendimiento.

Sí, no hay que olvidarse de que fueron tres años y medio por allá en los que, afortunadamente, disputé el 90% de los partidos.

-¿Tuvo la posibilidad de continuar en el exterior?

Por suerte me llegaron varios llamados, hasta hace muy poco era muy concreta la chance desde la segunda división de España, pero no la terminé aceptando porque tenía arreglado de palabra mi contrato acá. De hecho me querían convencer de que me quedara en Wisla Cracovia, pero le pedí por favor al presidente que me dejara venir porque no me iba a aguantar un tiempo más y mucho menos durante dos años.

-¿Desde Nacional lo contactaron para que llegara en algún momento?

¿Te digo la verdad? En todos los períodos de pase me comuniqué con varios directivos de Nacional. Me dijeron que me querían, que esto, que lo otro y no se dio. Hablé con una persona muy importante dentro de la institución y me aseguró que si se íban Gastón Pereiro y/o Carlos De Pena podría tener cierta ventaja. Sin embargo pasó el tiempo y quedó en la nada.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario