jueves, 20 de agosto de 2015

“Era fundamental terminar como habíamos arrancado”


#ZonaNaranjaEnOpinar
Se quedó con el título con varias fechas de anticipación, regresó a la LUB en tiempo récord y, por si fuera poco, coronó su temporada siendo uno de los mejores campeones en la historia del Metropolitano. Sobre esto y mucho más, Claudio Charquero –una de las figuras del Cordón campeón– habló con ZN.


Después de haber alcanzado el objetivo, ¿la principal motivación era terminar todo solo con una derrota?

Sin dudas. Queríamos batir un récord que hasta ahora no se había conseguido. Era importante darle un cierre a nuestro año jugando de la forma en la que lo veníamos haciendo y por suerte salió todo.

¿Cuál fue el rival más difícil que tuvieron en este último tramo?

Me parece que todos tuvieron lo suyo. Algunos capaz que fueron más complicados porque se estaban jugando posiciones importantísimas. Por más que algunos partidos los ganamos con muchísima diferencia, nos costó mucho –por momentos– llegar a ella.

Desconozco si se llegó a discutir, pero, ¿fue tema de discusión interna el hecho de no “regalarle” los puntos a aquellos clubes que lo necesitaban (como Nacional por ejemplo)?

Teníamos claro que no tenía que pasar bajo ningún concepto eso. No era necesario generar suspicacias o que la gente pensara algo extraño.

¿En algún momento pensaron –informalmente– en bajar el pie del acelerador o la idea era seguir de largo?

Nunca. Una vez que salimos campeones queríamos mantener la seriedad y ganar las últimas etapas y concluir el torneo acorde a nuestras posibilidades. Si salíamos de otra manera, tal vez nos podríamos haber llevado una sorpresa.

¿En qué hicieron hincapié con el cuerpo técnico? ¿Cuáles fueron los detalles a analizar en la cancha?

Tratábamos de estar enfocados en lo nuestro y de ser competitivos. Te repito, era fundamental terminar como habíamos arrancado.

¿Cuáles fueron los factores principales para mantener una regularidad que no es común para el básquetbol uruguayo?

Creo que la defensa fue uno de los puntos más altos. A su vez tuvimos mucha solidaridad en el ataque y supimos encontrar el momento más importante de cada jugador.

Durante la temporada, ¿fue referente por elección o esa condición se la colocó implícitamente el plantel?

No lo sé, esa es una cuestión que para los que lo ven de afuera es importante. De todas maneras a mi no me molesta y si me tocó ser un líder o referente, tenía que asumirlo, sobretodo porque era uno de los más grandes en el grupo.

¿Cómo se fue logrando la sintonía al para poder sumar casi sin inconvenientes a los más jóvenes?

En ese sentido fuimos todos claves. Este equipo estaba conformado por buenas personas y desde el principio pusieron delante lo grupal antes que lo individual. Esto permite que se haga todo más sencillo.

¿Qué le dejó todo este tiempo vivido con Mathías Nieto y su cuerpo técnico?

Una de las cosas positivas fue que siempre escuchó a los jugadores y nos aconsejó un montón. Mathías es un tipo muy respetado en la institución, está hace años allí y durante ese período consiguió cosas importantísimas. Más allá de que todos tuvimos un poco de responsabilidad en mayor o menor medida para lograr lo que nos habíamos propuesto desde el inicio.

Los hinchas parecen haber aprendido su lección, pero, ¿ustedes (estando en la cancha) en algún momento se preocuparon por si llegaba a suceder algo en las tribunas?

No, para nada. Lo único que hacíamos era entrar a la cancha y jugar. Cuando los resultados acompañan, la gente hace lo mismo y está todo bien, no se generan problemas. Si en algún momento la cosa no llega a ir sobre ruedas, espero que los hinchas se comporten y se quede en la divisional que se merece estar.

Con el título bajo el brazo y el campeonato terminado, ¿ya comienza a pensar en la Liga Uruguaya de Básquetbol?

Sí, ya la semana próxima arranco con los entrenamientos y con mucho convencimiento en el nuevo desafío.

¿Le hubiera gustado jugar el amistoso ante la selección uruguaya que no se pudo concretar por un tema de tiempos?

Obviamente. Se había conversado algo, pero enseguida nos enteramos que se cancelaba. A pesar de que nos habían liberado, hubiera sido una linda posibilidad y lo disfrutaríamos como se merece porque en ese grupo hay varios que fueron compañeros anteriormente.

Habiendo tenido un gran rendimiento, ¿se prepara con más tranquilidad la temporada en Welcome?

Puede ser, aunque es una realidad de que son competencias diferentes. Lo principal es llegar a lo más alto posible y conseguir algo lindo como lo hice ahora.

Si Adrián Capelli lo llamaba, ¿hubiera aceptado la posibilidad de vestir la camiseta celeste?

No, considero que mi ciclo en la selección ya quedó concluído. Además por cuestiones laborales no podría ir. Disfrute muchísimo ese período, pero es parte del pasado. Hay gente que viene demostrando que quiere estar y eso me parece muy bien.

¿Tuvo la posibilidad de charlar con Sebastián Barbieri?

Hemos conversado algo. Igual yo no quería involucrarme mucho hasta que terminara el Metro, pero ahora sí estamos metidos de lleno con esta posibilidad para saber qué pretenden de mí.

¿Era difícil estar solo mentalizado en el campeonato y no mirar de reojo a lo que sucedía con la “W”?

No tanto. Estaba muy tranquilo, más allá de que tenía casi asegurada mi presencia en la liga y solo tenía que esperar que pasara el tiempo. Siempre tuve una muy buena relación con los directivos de Welcome y mi representante se encargó de sellar todo con ellos.

¿Va a cumplir un rol diferente al de Cordón?

Sí porque vamos a jugar a otra cosa. El ritmo de juego es otro, por eso hay que estar 100% en lo físico y adaptado al nuevo plantel para dar el máximo.

¿Cómo me suscribo a Zona Naranja?

Para recibir la revista todas las semanas, contáctese a través del 2203 30 61 o el 2209 78 46. Abonando $220, los viernes llegará “el semanario que el básquetbol esperaba” a donde usted decida (en Montevideo o el resto de los 18 departamentos). 

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario