martes, 7 de julio de 2015

Un hobby profesionalizado


Es cierto que los hinchas muchas veces exigen a los deportistas uruguayos más de la cuenta. La historia ganadora que tiene Uruguay, a nivel deportivo en general, permite soñar y pelearla en cualquier competencia. Sin embargo, las diferencias que existen entre varios países sudamericanos y del resto del mundo, no posicionan a la celeste en una buena ubicación y consideración.


Opinar dialogó con varios profesionales que defendieron al país en varios torneos y comentaron la realidad particular que ellos viven y cómo se las rebuscan para conseguir fondos, prepararse, etc.

Sabemos que en los deportes menores la mayoría de las cosas se consigue a pulmón y que los uruguayos tuvieron un montón de hazañas en su historia. Esto es imborrable y va a seguir pasando a base de voluntad y entrega”, manifestó el karateca Pablo Layerla, quien consiguió varias distinciones a nivel internacional en los últimos tiempos.

Magdalena Castillo, compañera de Layerla en la selección nacional y ganadora de varias medallas en su carrera, reconoció que el amor por la camiseta puede más: “Lo más lindo es representar a Uruguay. Por eso muchas veces decidimos seguir adelante y no dar un paso al costado”.

Si bien el deporte nacional, en general, no vive uno de los mejores momentos a nivel económico (incluso en las disciplinas más reconocidas como fútbol y básquetbol), otros redoblan los esfuerzos para hacerse un lugar en la consideración de la gente.

Tal es el caso del gimnasta Cristhian Meneses. “Es sacrificado, más en este caso que no es un deporte conocido. Además no es muy común que haya un varón vinculado a la gimnasia. Pero de a poco vamos saliendo a la luz”, contó.

Comenzó su participación en el seleccionado nacional a los 13 años, fue medalla de bronce en el sudamericano de mayores 2013 en la competencia de salto y obtuvo la presea plateada en 2014. Los logros muchas veces dan una mano y hasta pueden ser una ayuda para alcanzar un reconocimiento mayor.

La única vez que se me presentó la oportunidad de viajar fue una vez a Chile por intermedio del Ministerio de Deportes. Estuve en un campus que sirvió para preparar el Festival olímpico y panamericano que se disputó en México el año pasado. Me sirvió un montón porque solo estaba enfocado en eso y nada más”, reconoció Meneses –quien no descuido que casi siempre son chances prescindibles ya que el calendario de estudios o el compromiso con un trabajo muchas veces no permite viajar en cualquier momento.

En los últimos meses, “nació” en Uruguay una nueva vía de recaudación de fondos para encarar nuevos objetivos. El crowdfunding es una plataforma de financiación masiva que se dio a conocer por intermedio de la empresa “Campeón de la Gente” y también por una propuesta de los velistas Pablo Defazio y Mariana Foglia.

Defazio le explicó a Opinar cómo surgió la propuesta y aclaró que la intención era trascender y que varias personas otorguen una mínima suma de dinero y que no sean unos pocos los que brinden una cantidad mayor. “La idea nació en setiembre del año pasado porque vimos que unos competidores amigos (de Argentina y Canadá) habían hecho lo mismo. Nos preguntamos por qué nosotros no hacíamos algo similar ya que en reiteradas oportunidades teníamos que juntar dinero para poder prepararnos. En diciembre lo dejamos de lado un poco y nos fuimos a competir. Dejamos pasar el Verano y en febrero lanzamos la campaña que tuvo muchísima importancia por el lado de Mariana. Lo que más nos costó fue la difusión porque queríamos salir del entorno de nuestro deporte y llegar a otros lugares”, indicó.

La pareja obtuvo la primera meta hace unos meses y anunciaron que en breve continuarán la campaña. “Cuando se consiguen las cosas con cierto sufrimiento tiene otro gusto. Igual te digo que hubiera preferido haber llegado a la meta con más soltura”, confesó.

Por si fuera poco, hoy en día Pablo Defazio y Mariana Foglia están disputando el Mundial y van camino a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. “Si alguien realmente tiene ganas y cree en sus objetivos, se puede llegar. Hay muchos medios, caminos más fáciles y más dificultosos, pero siempre se intentará llegar. No tengo dudas que todos los deportistas de nuestro país, en cierta manera, sobrepasa un montón de dificultades. Entonces lo fundamental es creer en lo que uno se planteó”, sentenció.

La voz oficial

Fernando Cáceres, futuro secretario nacional de deportes, que actualmente se desempeña como director nacional de deportes, habló con Opinar y explicó que a raíz de la transformación puede haber mejores novedades para los atletas ya que a través de la secretaría existiría un acercamiento más directo a las autoridades.

Desde la administración anterior se viene trabajando muy bien en el apoyo a la preparación de los atletas, tratando de asistirlos durante el ciclo olímpico. En este momento estamos renovando las becas a deportistas, cuerpos técnicos y el apoyo a viajes para estimular las competencias”, comentó Cáceres.

El exsecretario general de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) cortó de raíz un axioma repetido por varios de los fanáticos del deporte. “El deporte uruguayo no es un milagro. Consigue sus resultados gracias al trabajo de todos los que aportan lo suyo. Yo no creo en los milagros, creo en la disciplina, en la perseverancia, el compromiso, el ingenio y la creatividad. No tenemos que engañarnos” “Uruguay por su escala demográfica y tamaño, tiene posibilidades limitadas en muchos deportes y debe aprender a valorar los resultados que muchas veces son difíciles de alcanzar y en reiteradas ocasiones no son estando en el podio. Queremos ir en el camino de la superación para ir alcanzando las metas propuestas, sean o no demostradas con una medalla de oro o plata en un torneo internacional”, sentenció.

El caso Gastón Reyno

Nació en Goes, se formó deportivamente en Uruguay y las oportunidades lo fueron llevando por Argentina, Tailandia, China, Australia y terminó en Estados Unidos.

El luchador uruguayo más reconocido, en la rama de MMA (artes marciales mixtas) contó cómo ve actualmente a su disciplina a partir de su laureado ejemplo. “La veo en pleno crecimiento. Antes iba al supermercado y no me conocía ni peteco. Ahora el reconocimiento es permanente. Esto me da a entender que hay más ojos y oídos puestos en esta disciplina”, dijo.

Hay un montón de talento. A mi me pasa que a veces voy a entrenar y me cagan a palo, el tema es que se tiene que crear un puente para que algunos chicos logren salir y compitan afuera”, añadió quien en diciembre vino al país a otorgarle unas becas a varios peleadores uruguayos.

El Tonga, tal como le dicen sus allegados, repasó el camino que hizo desde la capital hasta llegar a Norteamérica. “Cuando llegué estaba con una mano atrás y otra adelante a ver qué pasaba. Me encantaría estar en mi país, luchar, pero capaz que arriesgo un montón de cosas. Por eso decido mantenerme acá y seguir madurando en mi carrera”, recordó.

A su vez habló de las cosas que se tienen que resignar para continuar a la búsqueda de su sueño: “Estoy solo, mi familia quedó en Montevideo. Me vine en 2010 para pelear en el Mundial de Taekwondo, tuve la suerte de salir primero en mi categoría y luego viajé a Mendoza (Argentina) y el 6 de octubre de ese año me dijeron que había un pasaje para irme a Estados Unidos y armé las valijas. Disputé un torneo en Orlando, lo gané y después volví a Uruguay para arreglar un tema de papeles y obtener mi visa de trabajo –para desempeñarme como un profesional–. Después no me importó más nada, iba a donde me tocara”.

Por último, referido a la idea inicial del informe, reflexionó: “Una vez recibí algo así como una distinción como embajador del deporte por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores. Es cierto que hay muchos deportistas que ´le dan palo´ al gobierno por la falta de apoyos y eso me parece mediocre. Eso sí, es cierto lo que plantean y en muchas ocasiones desconozco la realidad de varios colegas porque son ciertas las faltas de equipamientos ¿Quién dijo que tenía que ser así? No le hecho la culpa a nadie y es cierto que a veces le tengo un poco de envidia a otros países por la infraestructura que tienen, pero bueno, hay que seguir para adelante”.

Si yo hubiera recibido una ayuda económica, un espacio de entrenamientos en el Comando (Ejército) y ese tipo de cosas no me iba nunca de mi país. Así que me sirvió no conseguir eso que decía porque conocí un montón de cosas, maduré, me hice hombre y no fui a golpear puertas, las pateé y entré de pesado”, concluyó.

@MathiRosello


No hay comentarios:

Publicar un comentario