viernes, 17 de julio de 2015

“Ahora podemos soñar con otra cosa”


“Ahora podemos soñar con otra cosa”

Stockolmo es, hasta ahora, la sensación del torneo y –pese a tener una gran base juvenil–, en el Prado ya están de fiesta y conformes por haber alcanzado el objetivo inicial, salvarse del descenso. Facundo Ferreira, el jugador más experiente de los de Santerini, habló con ZN y repasó lo que está siendo hasta el momento, la campaña del azul.


¿Cómo vive esta actualidad ganadora? 

Muy contento, disfrutando de este momento, pero hay que seguir trabajando porque a medida que vas ganando y van saliendo las cosas, la ambición es cada vez más grande.

¿Qué le dicen los hinchas una vez que terminan los partidos y/o los entrenamientos? ¿Les brindan un voto de confianza?

Ni que hablar. Nos apoyaron desde el comienzo, la ilusión se mantiene intacta. No puede creer todo lo que nos está pasando porque en un principio nos formamos para estar donde estamos.

En lo previo al campeonato, ¿se imaginaban teniendo este protagonismo?

No, inicialmente nos armamos para zafar del descenso. A medida que fue pasando el torneo mantuvimos una sintonía en el juego que nos sirvió para estar donde estamos.

Viendo que la base la conforman muchos juveniles, ¿termina siendo un proyecto inesperado?

Santerini tenía en mente un equipo que corriera y que defendiera con intensidad y eso permitió tener a un plantel bastante joven ya que lo aplicamos de la mejor manera. También nos permite improvisar mucho y nos da cierta libertad, que para los jugadores es muy importante.

¿Le sorprendió el nivel de alguno de sus compañeros?

Puede ser, más que nada por la confianza. Yo los había visto a casi todos, pero al único que no conocía tan bien era a Nicoletti. De verdad estoy muy contento, conforme con el rendimiento de todos porque todos cumplimos un rol fundamental.

¿Cuál fue el partido en el que vieron que, realmente, podían llegar a dar más?

No hubo uno en específico. Desde el arranque vimos que sacábamos 15 o 20 puntos de ventaja y manteníamos los resultados fue todo distinto, eso sí, no te voy a negar que repetíamos permanentemente que no podíamos nublarnos sin conseguir el primer objetivo. A partir de ahora podemos soñar con otra cosa, pero vamos a ir partido a partido.

¿Se despidieron definitivamente de la lucha por la permanencia?

Cuando arrancamos a trabajar nos propusimos ganar 10 partidos, viendo que esa cantidad nos podía dar cierta tranquilidad. Ahora que ya los superamos, lo único que tenemos que hacer es superarnos e ir ganando porque todo lo que se consiga va a quedar como un premio para cada uno. Cuanto más arriba terminemos va a ser mejor para el año que viene y buscar contratos mejores, a nivel personal, y seguir creciendo.

¿Stockolmo se considera un equipo ofensivo y goleador?

En un principio nos armamos para ser fuertes en defensa, con la intención de correr la cancha y anotar lo más rápido posible. Tenemos una capacidad de gol que nos da un montón de confianza y eso marca que es un plantel completo.

A lo largo de la temporada ganaron algunos partidos ajustados y otros con un resultado más holgado. ¿Cuáles son los que más disfruta?

De las dos maneras está bien. Cuando empezó el Metro nos tocó ganar tres o cuatro partidos con una diferencia abultada. Cuando estirábamos la ventaja capaz que nos dejábamos estar y no dábamos el 100%, cosa que no sucede en los juegos que no se definen en el final.

¿Cuáles son los rivales a vencer de cara a esta recta final de torneo?

Tenemos que ganar todos los juegos que sean posibles. Queda claro que el club más difícil hasta el momento es Cordón. Jugando mal gana y haciéndolo bien es imposible ganarles, pero nos tenemos tremenda fe. Sayago, otro equipo importante, ahora con la baja de Shelman, puede ser que se ubique en el mismo escalón que nosotros y varios más como Unión Atlética.

Si todos los clubes hubieran tenido el máximo potencial en el torneo, ¿veía a Stockolmo en el segundo lugar?

Eso lo sabe todo el mundo y, te lo repito, no estamos armados para estar en esta posición. Se está dando así, de hecho en cierto momento parecía imposible que el equipo mantuviera una regularidad como la estamos teniendo porque muchos piensan que en determinado momento te podés caer. Por ende no miramos ni hacia arriba, ni hacia abajo, lo que queremos es enfrentar cada partido.

¿Le gustaría quedar en la historia del club?

Lo que más quiero es dejarle algo. Más allá de lo deportivo, estoy loco de la vida con la institución. Hace poco estuve pasando por un momento jodido a nivel personal y los compañeros (del primero hasta el último) me apoyaron todo el tiempo y nunca dejaron de pensar en mí. En líneas generales, con la campaña que hicimos, ya cumplimos, pero vamos a seguir adelante.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario