lunes, 4 de mayo de 2015

El hijo de Sócrates

FOTO: Gustavo Vieira mano a mano con 
Opinar en el Estadio Franzini.

No es un juego de palabras, es una realidad. Parecía una “moira”. Su destino tenía que ser inmerso en el balompié, más aún sabiendo que es primogénito del crack brasileño que usó la casaca verdeamarela en los Mundiales de 1982 y 1982 y sobrino de Raí, uno de los máximos ídolos de la historia de São Paulo.


Gustavo Vieira de Oliveira (34 años) es el actual Director de Fútbol del elenco paulista y en su visita a Montevideo, semanas atrás cuando Danubio y el tricolor se vieron las caras en el Estadio Franzini, le cedió unos minutos a Opinar para charlar del deporte que despierta pasiones en todo el planeta.

Tal vez sea fruto del destino que hoy estoy aquí. Pero también hay mucho tiempo y trabajo”, señaló con una sonrisa en su rostro. Mientras reconoció: “Posiblemente la estrella de mi padre, que hoy está en el cielo, me acompaña y me hace sentir feliz todos los días”.

No es fácil ser directivo de uno de los clubes más importantes de Brasil. Por ello, la formación es clave y Vieira aseguró que tomó una vía de ilustración durante los años anteriores.

Hay que aprovechar todas las chances. Anteriormente fui jugador, estuve como abogado en áreas deportivas, es decir, tengo un camino transitado dentro de este deporte, estudio y dedicación, con el objetivo de aportarle lo mejor al club”, contó.

Estoy convencido que hago mejor las cosas fuera del campo de juego”, añadió con un considerable sentido del humor.

São Paulo cuanta con un plantel apto para ganar la Copa Libertadores. No en vano tiene en sus filas a Rogerio Ceni -quien pese a su edad es fundamental, referente y capitán-, Michel Bastos, Alexandre Pato, Luis Fabiano, entre otros.

Todos los futbolistas tienen su importancia, más allá de la trayectoria y el reconocimiento. Por lo que veo, este plantel tiene muchísimas ganas de construir. Podemos coronar todo con un título al final de temporada. Todo depende de los entrenamientos diarios y la voluntad y las ganas que haya para conseguirlo”, indicó Vieira.

El favoritismo se tiene que demostrar dentro de la cancha. No solo con fútbol, sino que también debe haber garra y corazón”, aclaró.

Por su parte añadió que “la madurez también es clave porque un equipo debe saber a qué quiere apuntar, qué es lo que desea, pero para las finales de la Libertadores falta un montón de tiempo”.

Danubio y el fútbol uruguayo

El dirigente tuvo palabras elogiosas sobre Danubio, quien fue su rival de turno, pero también con las instituciones uruguayas en general. “El concepto de club pequeño o grande es muy relativo en el fútbol”, comentó. “En el campo de juego se enfrentan once contra once y es una gran verdad. Uruguay tiene muchísima tradición, en este caso también enfrentamos a un equipo con mucha historia y lo respetamos como lo hicieron ellos con nosotros”, concluyó.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario