viernes, 1 de mayo de 2015

El camino es la recompensa

FOTO: Página oficial del Club Malvín.

No tiene nada que ver con fútbol, pero por la popularidad sí van de la mano. A su vez, independientemente de las diferencias, Óscar Tabárez presenció desde el palco del Palacio Peñarol una nueva coronación del Club Malvín, la cuarta en nueve años, y fue testigo de otra premiación a un proceso que sigue dando sus frutos: El de Pablo López. Opinar charló con Nicolás Mazzarino, uno de los referentes del elenco playero y que volvió al país para ser bicampeón.


Tuve suerte, capaz, o no sé qué te podría decir. Caí en una institución que estaba con las bases sólidas y yo simplemente puse mi granito de arena para aportar lo mío”, indicó quien tuvo un pasaje extenso por Italia. “Lo había soñado, pero sabía que era muy difícil”, confesó.

Trouville, uno de los equipos más parejos de la temporada, se cruzó en el camino del azul de la playa y sin embargo no sufrió inconvenientes. “No pensábamos ni en un 4-1 o un 4-2. Queríamos ganar cuatro partidos para ser campeones. Arrancamos la serie jugando mal, Trouville nos dio una paliza en el primer partido, pero por suerte reaccionamos enseguida en el segundo. El tercer encuentro marcó un quiebre porque la presión pasó para el lado de ellos y el cuarto, por más paridad que hubo, pudimos demostrar nuestro estilo y la balanza comenzó a inclinarse hacia nosotros”, expresó Mazzarino.

Por su parte también dejó su concepto sobre la dupla de americanos que conformó Malvín cuando la Liga Uruguaya de Basketball iniciaba sus etapas definitorias. “Kennedy (Wiston) jugó una serie más, en comparación a Terrence (Dials). Jugó muy bien en la Liga de las Américas y hasta ahora no se había adaptado de la mejor manera, pero en las últimas dos finales demostró que tiene muchísima jerarquía y que es un jugador de máxima categoría. En el caso de Dials, hizo un gran trabajo, se logró adaptar a un grupo nuevo y fue muy positivo. Capaz que hubo cierta fortuna porque esto de cambiar a los extranjeros en una fase definitoria es siempre una lotería, pero pudo salir excelente”, dijo.

Nico ya inició su licencia y aseguró que en breve se enfocará en lo que viene. “Con lo que respecta al equipo, todo va a pasar por manos de los directivos y allegados a Malvín. De mi parte, voy a tener que desenchufarme un poco porque fue un año bastante extenso, con mucha competencia internacional y una cantidad enorme de partidos. Es bueno despejarse un poco porque a partir de las próximas tres semanas o un mes voy a empezar a entrenar y a prepararme con tiempo de cara a la Temporada 2015/2016”, manifestó.

No sé si va a haber Mazzarino para rato. Por un año sí y después veremos si podré seguir en competencia durante uno más”, sentenció.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario