martes, 12 de mayo de 2015

Claudio Flores: “Lo que más quiero es recuperar mi nivel”


Cerrito inició la segunda rueda del Torneo Nacional de Segunda División Profesional con muchas expectativas. Horacio Peralta, Pablo Melo y Claudio Flores arreglaron su continuidad al auriverde con la intención de salvar al equipo, pero la situación, a lo largo de los juegos, se fue agravando y hoy en día la pelea para no descender a la C. Opinar charló con el Popy, quien fue liberado hasta nuevo aviso para que se recupere de un hombro.


-¿Le duele ver a su equipo desde afuera?

Juegan los que tienen que jugar y están mejor en determinado momento y esa es la realidad. Yo llegué sin pretemporada, con mucho tiempo de inactividad y eso, quieras o no, influye en el rendimiento. Lo que más quiero es recuperar mi nivel lo antes posible porque una vez que se consigue, los resultados se obtienen más fácil.

-Hablar de tiempos muchas veces es relativo. ¿Cuánto cree que precisa para recuperarse al 100%?

En Argentina terminé de jugar en noviembre, es muchísimo tiempo sin estar en una cancha con un grupo. Salí a correr y fui al gimnasio y cuando arreglé el contrato ya salté al campo de juego y lógicamente no fue lo mejor. Seguramente, como el cuerpo tiene memoria y se va a recuperar, hay que ver cuánto me queda para volver a estar a punto. Por suerte no he tenido lesiones graves, así que eso es positivo.

-Hace una temporada aprox. sufrió un inconveniente en la rodilla, ¿mantiene secuelas por ello?

No hubo muchos problemas porque fue en los meniscos y al mes ya estaba jugando.

-¿Es referente por trayectoria o por elección?

Creo que eso me lo fue transmitiendo los años. Nadie se autopostula como referente. Todo depende de los jugadores que tengas en frente y si estos consideran que uno les puede aportar algo. A la mayoría de los muchachos recién los estoy conociendo porque hace poco más de un mes que estoy en este club.

-¿Cuál fue su primera impresión de sus compañeros al entrenar por primera vez en Cerrito?

Encontré un grupo joven con muchas condiciones técnicas y con demasiada vocación ofensiva. La mayoría de ellos me han visto jugar cuando eran más chicos o tienen alguna referencia por sus padres o allegados que me conocen un poco más.

-¿Cuáles son las claves para cambiar la pisada?

Lo que no podemos perder es la calma. Si perdemos con el nerviosismo, es peor porque la única solución es el trabajo.

-¿Qué noto de distinto en el fútbol uruguayo después de unos cuantos años en la vecina orilla?

Que antes los grandes se nutrían de los mejores jugadores de los equipos chicos. Era la mejor forma, para estos futbolistas, de llegar al exterior. Hoy en día la situación es diferente. Eso muestra que las cosas son distintas. Los estados de las canchas ha llevado a que se demuestre un mejor fútbol, arribaron otros entrenadores con una mentalidad diferente.

-Hoy en día le toca estar “del otro lado del mostrador”, teniendo en cuenta que ya pasó por un equipo grande. ¿Qué le genera saber que los chicos ahora le faltan el respeto, en el buen sentido, tanto a Nacional como a Peñarol?

Es muy bueno que los clubes menores hayan crecido y le jueguen de igual a igual a los grandes o que estén en Copa Libertadores o Sudamericana. Cuando estaba en Argentina me consultaban sobre esto y decía que era muy favorable.

-¿Fue muy duro el impacto o esto iba a suceder en algún momento?

Tarde o temprano iba a suceder. Te pongo un ejemplo, en el fútbol argentino los equipos de Primera siempre recurren a futbolistas de la B Nacional y Metropolitana porque el nivel se había emparejado. Para las instituciones es fundamental saber que pueden formar una cantera interesante y ser vendedores y de esa forma se puede equiparar, económicamente, a los clubes que tradicionalmente peleaban los campeonatos.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario