jueves, 28 de mayo de 2015

Al borde del milagro


Cerro inició el Torneo Clausura casi comprometido con el descenso. Miguel Falero y su cuerpo técnico arribó al Estadio Tróccoli con la mentalidad de que tenían que hacer un campeonato casi perfecto, o en su defecto, hacer bien las cosas y que se dieran ciertos resultados. A dos fechas del final, logró parte del objetivo: El albiceleste está fuera de la zona de los equipos que van a la Segunda División Profesional.


“El trabajo se hizo. Si no alcanzamos el objetivo, vamos a salir con la frente en alto porque dimos todo y no descuidando que hay cosas que van más allá de lo que sucede dentro de una cancha”, relató firmemente Miguel Falero.

El entrenador cerrense se mostró muy feliz en el diálogo con Opinar y muy convencido pensando en lo que se viene. A su vez, en un momento clave, elogió a sus compañeros de trabajo. “Estoy contentísimo con mis jugadores y mi equipo de trabajo. Ellos colaboran permanentemente para que el plantel esté bien, tratamos de crear un buen entorno de trabajo y el compromiso de los futbolistas es realmente gratificante”, manifestó.

¿Quiénes están detrás de una cara visible que aceptó la difícil tarea de encaminar la salvación a una institución tan importante y popular del fútbol uruguayo?

Además de Carlos “Coco” Aires, quien es el que trabaja específicamente con los arqueros, el ayudante técnico es Leonel Pérez, quien habló con el portal y reconoció que “la realidad es que cuando llegamos no imaginábamos que faltando dos etapas estaríamos fuera del peligro. Igual todo sigue estando difícil hasta el último partido y hasta que el juez no pite el final ante Fénix no cantamos victoria, mucho menos cuando todavía tenemos que restar un punto de lo que se sume hasta el final”.

Siempre tenemos la idea de encarar los partidos para ganar. De hecho contra Nacional salió Rodrigo De Oliveira (un volante de marca) y pusimos a un delantero. O sea, en cada juego, hasta que no hagamos un gol no podemos defender”, añadió.

Para Pérez, el grupo y la mentalización de este no fue una tarea complicada. En lo que si se trabajó, fue con pelota y en la mejora al momento de tratar el balón: “Casi nunca usamos la palabra ´meter´. O sea, la damos por obvia porque la garra no faltó ni tampoco faltará. Lo que intentamos pregonar es el juego. A veces sale, otras no, pero lo intentamos”.

Por otro lado, el profesor Luis Bondelas (quien en años anteriores trabajó en Cerro junto a Pablo Repetto) también destacó a los futbolistas. “La unión se va generando, o no. Quién sabe. Dependiendo de cómo vaya funcionando la cosa. Los muchachos que llegaron se involucraron rápidamente con la causa, tan complicada como parecía. Pero terminaron aceptando el desafío e intentamos superarnos diariamente con la carga pesada de estar siempre debajo de varios clubes”, señaló.

Finalmente, el preparador físico no cantó victoria. Es más, quiso esperar para encaminar los últimos dos encuentros: Ante Rentistas en el Estadio Tróccoli y Fénix en Capurro. “Tomamos un poco de aire, pero acá tenemos claro que quedan dos encuentros. Aparte está El Tanque a dos puntos y a Atenas, que duplica, también. Faltan dos finales, no podemos aflojar y sé que el triunfo contra Nacional nos dio cierta tranquilidad, igual no podemos descansarnos”, concluyó.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario