jueves, 2 de abril de 2015

María Pía Fernández: “La intención es superarme”


Siempre un paso adelante. Según el lema olímpico “Más rápido, Más alto, Más fuerte”, todo deportista siempre tiene que dar un poquito más para conseguir lo que se propuso. Un ejemplo de ello, entre varios dentro del Uruguay, es María Pía Fernández, quien ya poseía el récord nacional en 1500 metros –desde el octubre pasado– hasta que en febrero también bajó su tiempo.


Opinar dialogó con la atleta y repasó todo lo que vivió en este comienzo de temporada, en la que ya sumó alguna que otra medalla y ya comenzó a enfocarse en junio y julio

Estoy muy felíz por toda esta etapa. La preparación para llegar a esto fue muy dura ya que el objetivo principal es estar con todas las condiciones para los Panamericanos de Toronto. A partir de ahora, las metas van a ser otras y por qué no, plantearse ser un poco más exigentes y soñar con lo máximo para mejorar”, expresó.

El 21 de febrero aseguró su presencia en Toronto, tras finalizar un kilómetro y medio en 4´ 24´´. “Es muchísimo, sobre todo en 800 y 1500 metros. Afortunadamente batí el récord nacional, no solo hace unos meses en Brasil, sino que también ahora en Montevideo y fue una alegría inmensa porque antes, hace muchos años, estaba en manos de Elena Guerra, una deportista olímpica y súper reconocida”, confesó visiblemente emocionada.

La cosa no va a quedar ahí, la intención es superarme. Es un orgullo decir que tengo la mejor marca uruguaya y vamos por más”, agregó.

Es un año bastante atípico. Dí un salto grande para mi carrera ya que pasé a la categoría de mayores. Hay que remarla mucho para emparejar el nivel”, indicó Fernández.

Hay varias modificaciones en comparación con 2014. “En realidad, no estoy quemando ninguna etapa porque las pasé todas. Salí del sub 20 porque estoy viejita”, comentó entre risas quien amaneció con 20 años en un nuevo abril. “Tanto en sub 18, como en sub 23 hemos mantenido un alto nivel en Sudamérica, aunque en 2016 voy a estar en el último torneo antes de pasar definitivamente con los más grandes”, agregó.

 ¿El por qué de los cambios? Pía señaló que “el año pasado fue una locura. Estaba de lunes a jueves en Paysandú y viajaba a ver a mi familia o Montevideo los fines de semana o al exterior cuando había que ir a disputar algún campeonato. Para este 2015, afortunadamente, me enfoqué en los entrenamientos. A su vez, conseguí el apoyo del Ejército Nacional, la Confederación Atlética del Uruguay y de la Intendencia de Flores. Después de estas temporadas, voy a retomar mi carrera y a meterle con todo”.

Estudiaba fisioterapia, vivía en Flores y compitía en Montevideo. Imaginate, si el ritmo de vida y lo difícil que es vivir de los deportes menores…”, recordó.

Lo hablé con mi entrenador y en esta oportunidad no creo que esté en todos los podios. Lo vamos a pelear, no tengas ninguna duda. Tampoco debo desconocer que al lado mío van a estar atletas que viven por y para esto”, sostuvo.

Cuando Fernández consiguió varios objetivos, los medios comenzaron a acercarse y el nombre. Los flashes y el reconocimiento, no solo llegaba para Déborah Rodríguez. “Desde que empecé a correr, Déborah fue un espejo, por algo es una de las mejores deportistas del Uruguay. Peleé duras batallas con ella, las que nos ayudó a crecer”, puntualizó. “Es muy reducida la competencia interna, por ello siempre estuvimos mano a mano y juntas viajamos a defender la bandera”, concluyó al respecto.

Javier Marmo – Ser profesional en el amateurismo



Al igual que Pía, Javier compite en 1500 metros y, de vez en cuando, se da el lujo de correr varias competencias de 10 kilómetros, de hecho, se pudo destacar en algunas carreras de renombre.

Hay que disfrutar de lo que se hace para levantarse contento todos los días y salir adelante. No solo basta con eso. Siempre se necesita una mano familiar, el apoyo de los amigos, pero también se necesita dinero para ciertas competencias. Es un empuje pequeño y fundamental para todo porque no se obtiene fácilmente”, confesó.

Marmo, al igual que Déborah Rodríguez, Andrés Silva y varios más realiza la preparación y la concentración en el centro deportivo de Maldonado, el que conforma una mini villa deportiva ya que tiene un estadio de fútbol, un gimnasio de basketball y una pista de atletismo.

Es un lujo porque no necesariamente tenés que pensar dónde dormir o qué hay para comer. Por suerte fue un gran paso porque podemos utilizar todas las herramientas que nos brindan y los recursos humanos (como entrenadores y colaboradores)”, reconoció.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario