miércoles, 1 de abril de 2015

Los fititos en alza

FOTO: Agustín con una sonrisa de oreja a oreja
después de convertir un par de goles.

Agustín, Nicolás y Santiago Barán, hijos de Adolfo, exfutbolista y actual entrenador, viven un presente interesante en sus clubes y cuentan con el apoyo familiar cercano ya que Adolfito, tras la experiencia en Rentistas, tiene tiempo para observar y alegrarse de lo que hacen sus chicos en el campo de juego.


Opinar dialogó con el cuarteto Barán y repasó cómo vienen las cosas en la Tercera de Peñarol y Canadian, clubes en los que se afianzan semana tras semana y ofrecen protagonismo aportando o evitando goles.

Por suerte a la familia le está yendo muy bien. A mi particularmente se me está dando el gol, así que debo seguir por este camino”, contó visiblemente feliz Agustín, el artillero de la Reserva mirasol.

Su nombre hace varios años que viene resonando en el ambiente futbolístico. Cabe destacar que estuvo cerca de formar parte de la actual selección sub 20, pero no terminó quedando. “Sinceramente, me tenía fe. Pero son cosas del fútbol. Me tocó quedar afuera, aún mantengo la esperanza de poder estar, pero es claro que hay un grupo que parece consolidado y lo demostraron en el Sudamericano. Lo único que puedo hacer, es alentar desde afuera y desearles lo mejor”, sostuvo.

Aparte, ya tuvo algún que otro minuto con el plantel principal carbonero, aunque no logró afianzarse. “Soy hincha fanático de este club y mientras esté acá voy a pelearla hasta llegar a Primera. Es mi sueño, lo que siempre quise y lo que voy a querer”, expresó el más chico de los Barán.

DE ARCHIVO: Santiago y Nicolás más jóvenes, vistiendo la
camiseta de Miramar Misiones - Foto: Prensa CSMM

Por otra parte, Nicolás confesó que “siempre se apuesta a mejorar y a crecer, desde un punto de vista profesional. Casualmente se dio esta posibilidad en Canadian, porque se nos cerraron algunas puertas en clubes de la A, pero la afronté con mucha dedicación porque Elio Rodríguez ya nos conocía y aceptamos”.

La B es muy difícil y súper pareja. Los detalles que te hacen mantener en los primeros puestos, son mantener el cero y tener intensidad defensiva. Por suerte nos convirtieron muy pocas veces porque partimos desde la base de la concentración y el orden táctico. Aparte tenemos varias individualidades que cambian un partido con una o dos chances”, dijo complementando uno de los defensores titulares en el esquema canadiense.

De hecho, a Santiago no le fueron fácil estos meses. De todas formas, consiguió superarse. “Se me hizo muy difícil empezar como titular porque venía con muy poco ritmo de fútbol. Después le fui agarrando la mano y fui saliendo del equipo por decisiones futbolísticas. Capaz que a veces resaltó un poco mi rendimiento resaltó porque en los juegos televisados entré para darle algo de velocidad al plantel y hacer la diferencia”, añadió sobre esta primera experiencia en el elenco que oficia como local en el Estadio Martínez Monegal de Canelones.

Se dio una particularidad. Santiago y Nicolás (el del medio y el mayor de los hermanos, respectivamente), coincidieron en varias instituciones. Por ello, mucha gente se confunde y dice que son gemelos, pero no es así. “Arrancamos juntos en el Baby Fútbol (en Rocha), él era un categoría más grande, pero después yo me fui a Peñarol y Nico fue a River Plate un año, luego pasó a Miramar Misiones, equipo en el que hizo todas las inferiores. Luego me fui con él, ascendimos al primer equipo y finalmente nos encontramos en Rentistas y Canadian. Es un precioso desafio y hacerlo de a dos muchas veces es difícil, igual se hace muy llevadero porque hay buena química”, repasó.

La edad nunca fue impedimento para que Nicolás marque presencia en los amistosos que se armaba contra el volante (Santiago) y el delantero (Agustín). “Como buen hermano mayor, los tengo de hijos y les gano siempre”, puntualizó. Pero la respuesta no se hizo esperar: “Eso es mentira. En el picadito no existe el foul, ni nada de eso, entonces se hacía el vivo y se agarraba de eso y a su manera armaba su estrategia”, concluyeron entre risas.

El padre y el técnico

DE ARCHIVO: Adolfo y Nicolás, a horas de un Rentistas-Miramar.
FOTO - Tenfield

Es un caso raro. Estoy muy contento porque los tres están jugando de buena manera. Les costó un poco más de lo normal hacerse un camino. En el fútbol, a veces, hay que tener un poquito de suerte y ellos no han tenido mucha. Esperemos que sigan con esta racha por el bien de ellos”, manifestó el Fito.

Quien tuviera un proceso de tres años, aprox. en Rentistas, dejó por un ratito en la dirección técnica, pero este break le sirvió para hacer otras cosas. “En estos dos meses me pude ocupar de algunos temas que, cuando estás al frente de un equipo, no podes prestarle atención. Los muchachos tienen bastante claro cómo es el fútbol, principalmente por las experiencias que viví. Siempre es complicado para los hijos de un jugador, no me preguntes por qué porque no lo sé, mantener una estabilidad. Agustín estuvo en la Primera de Peñarol y sin ningún motivo lo bajaron a Tercera División, después de la época del Polilla Da Silva. A Santiago le pasó algo similar. Nicolás tuvo una trayectoria espectacular, se ha manejado prácticamente solo. Como soy su padre, de repente queda feo, pero me parece un defensor espectacular y tiene enormes condiciones”, contó y a su vez definió a sus futbolistas favoritos.

La Primera ilusión

El atacante de 20 años contó como se trabaja con el grupo que, en reiteradas oportunidades, abre la doble jornada de fútbol ya que son los preliminares de Antonio Pacheco y sus ecuaces.

En Tercera se trabaja muy bien. Los compañeros que bajan, nos están ayudando de gran forma. Por suerte estamos todos contentos”, señaló Agustín. “Lo que se puede apreciar, es que entre el Bola (Robert Lima) y Bengoechea hay un buen trato. Siempre andan conversando de lo que hacemos, por algo varios compañeros forman parte del plantel principal”, agregó con cierta ilusión.

Las ganas de ser dirigidos por el Profe, no le faltan y los goles, ya son varios los que anotó en cinco jornadas, lo van acercando cada vez más a Los Aromos. “Lo primero es terminar lo más arriba posible en este campeonato de Reserva. Después, debo esperar hasta el semestre que viene. Por lo que tengo entendido, podría llegar a ascender, pero para eso estoy a la espera, no hay nada definido”, concluyó.

Ser hijo de…

Para Nicolás, el ser conocido por su padre nunca fue un estigma. “Creo que no hay que darle importancia a esas cosas. En mi caso no lo veo complicado. Quizás habría que consultárselo a cada uno. Hay mucha envidia y muchos intereses en esto, así que si te quedas con eso, no podrías ni entrar a la cancha. Lo único que tenía que hacer era esforzarme como cualquier jugador que formaba parte del plantel”, sentenció.

DE ARCHIVO: El Fito mandó a la cancha a Santiago en el Parque Central.
FOTO - Tenfield

Santiago no se quedó atrás y agregó: “Como ya mucha gente sabe, tuvimos la posibilidad de compartir plantel con él. Tiene sus pro y sus contras. En su momento estaba bueno porque existía la sinceridad para marcar los errores o algunos aspectos que nos faltaban. Ahora la cosa es igual, lo único que cambia es que nos aconseja en casa y no en las prácticas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario