lunes, 27 de abril de 2015

Juan Álvez: “Tengo mi casa y mis cosas gracias al fútbol”

IMAGEN: Juan Álvez sacándose una
foto con un hincha minutos después
del entrenamiento en Capurro.

La bahía le queda a medida a Fénix. Siempre tiene que remar, en cada torneo, en cada situación, y tarde o temprano se termina salvando. Un ejemplo de superación, dentro del elenco albivioleta, es el de Juan Álvez, quien tuvo la posibilidad de vestir la camiseta de un equipo grande y, la poca continuidad, lo llevó a resurgirse en el conjunto que orienta Rosario Martínez.


Opinar charló mano a mano con el lateral sobre su presente en el Ave, el amor que le tiene a su familia y realizó un balance de su pasaje por “tres de las mejores instituciones del Uruguay”: Peñarol, Wanderers y Liverpool.

-¿Cómo analiza el torneo hasta el momento?

Arrancamos bastante flojos, pero luego nos pudimos afianzar. Queda mucho por delante y tenemos muchas chances de pelear la clasificación a la Copa Sudamericana y también está la posibilidad de luchar por no irse a la B.

-Desde que empezó a jugar, profesionalmente, su carrera tuvo la particularidad de ser constante. ¿Qué significa que usted se mantenga un año más en otro club?

Para mí es lindo porque la gente siempre me trató muy bien. Sinceramente, estoy muy contento en esta institución porque me brindó todo y lo único que tengo que hacer es demostrar dentro de la cancha por qué me trajeron y gracias a Dios me ha ido bien.

-Han pasado varios entrenadores y es casi una fija su presencia en el equipo. ¿Se adapta fácilmente a las ideas de los técnicos o la ausencia de laterales hace que confíen rápidamente en su juego?

Mirá, desde que me trajo el Lolo Favaro, lo principal fue entender los planteos tácticos de todos los profesionales que pasaron por acá y cumplir con lo que me solicitan.

-Hay una frase característica en Capurro que dice “El Fénix no baja”. ¿Cuál es la identidad del albivioleta? ¿El sacrificio, la garra y el compromiso forman parte del club?

Los hinchas se ponen contentos si el equipo es aguerrido. A veces la propuesta de juego está por encima y también les gusta.

-En este campeonato se dijo de la situación del plantel y de alejarse del descenso. Por más que sea una reiteración, ¿El Fénix no baja?

Son muy pocos puntos de diferencia entre los que estamos abajo. Hay que prestarle atención a la tabla de abajo. Igual siempre se dijo, si estábamos arriba o en los últimos puestos, siempre tuvimos en cuenta esa frase.

-¿La falta de un proceso les jugó en contra, teniendo en cuenta que en varios campeonatos fueron protagonistas, pero seis meses más tarde la situación era diferente?

A veces, hay decisiones que se toman entre los técnicos y la directiva. Todos los jugadores de fútbol deben empezar los torneos con las ganas de estar en los primeros lugares y a lo largo de las fechas –dependiendo de lo que pase– te vas dando cuenta para qué estás. En los equipos chicos, por lo general, no hay una estabilidad tan prolongada.

-¿Qué opina de la gente que dice que su carrera podría haber sido mucho más exitosa?

Tanto mi familia, como yo, estamos conformes de todo lo que me tocó vivir. Tuve la oportunidad de vestir cuatro camisetas muy importantes en el Uruguay (Wanderers, Liverpool, Peñarol y Fénix) y la verdad, no reniego de dónde estuve, porque son los mejores equipos por los que pude pasar. Me siento agradecido por cómo me trataron. Tengo mi casa y mis cosas gracias al fútbol.

-¿Cómo definiría su pasaje por el conjunto carbonero?

Me quedo con las cosas buenas, por ejemplo haber ganado un campeonato y haber compartido plantel con el Tony Pacheco, Darío Rodríguez, Marcelo Zalayeta y varios que ya tienen su nombre en esto. En líneas generales, es un equipo al que todo jugador le gustaría ir porque siempre apuesta a lo máximo. No tuve la posibilidad de participar en todos los encuentros, pero ta, fui feliz.

-¿Se propone regresar a un club grande en el futuro o el objetivo es otro?

Y no lo sé. Mi edad me dice que tengo que mirar a corto plazo. A medida que pasen campeonatos se habla con la familia sobre la mejor decisión y si salen bien, sino, tampoco me preocupa.

-En Liverpool también dejó una muy buena imagen, de hecho hace un año lo quisieron llevar de nuevo, pero no se dio. ¿Qué le dejó su estadía en Belvedere?

Fue tremendamente positiva. La gente es hermosa y la directiva hace muy bien su trabajo. Viví muy lindos momentos, como la primera clasificación a una copa internacional. Por suerte pude dejar una huella, de hecho cuando entrás a la sede podés ver las fotos de esos días y es divino.

-¿Cuál es su asignatura pendiente dentro de este deporte?

Ninguna. Capaz que me gustaría salir campeón en un equipo chico. Eso sería lo máximo, así que vamos a ver qué pasa.

-¿Nunca imaginó un traspaso al exterior o, mejor dicho, estuvo cerca de salir en alguna oportunidad?

Sí, pude ir a Paraguay y Argentina, pero por diferentes motivos no se dio. Aunque estoy muy tranquilo, se puede dar ahora o más adelante. De todas formas no me desvela.

-¿Cuánto vale la opinión de la familia antes de decir sí o no?

Muchísimo porque a la hora que tenés hijos y te casas, hay que dialogar todo. Existen un montón de cosas, atrás de una decisión, y a veces debemos tomar todo con calma.

-¿Cómo es como padre: tranquilo como en la entrevista o aguerrido como en la cancha?

Tengo una nena de 4 años, es hermosa y me cambió la vida. Te hace ver todo con otra perspectiva. Ahora es todo para ella y todo lo que logre va a ir para mi hija.

-A veces el tiempo pasa tan rápido que se van a venir los cumpleaños de 15, bailes, etc. ¿Va a ir con la plancha cuando aparezcan los muchachos o todo tranquilo?

(Risas) Vamos a ver. Hablando en serio, ya lo he comentado con mi señora y tendremos que ser claros. Todo está cambiando cada vez más rápido, pero siendo sinceros todo es mejor.


@MathiRosello



No hay comentarios:

Publicar un comentario