domingo, 22 de febrero de 2015

Pobres poderosos


De corazón buzón y afecto tricolor. No es una novedad que Julio Toyos sufra por la IASA, pero tampoco que vaya de vez en cuando a ver a Nacional al Estadio Centenario, independientemente de su profesión en Radio Universal. El poeta es un hincha del fútbol, por ello recordó, se emocionó y posteriormente vio como su equipo, ese que nació en Villa Muñoz hace 101 años, derrotaba al grande en su casa.


Nacional era el cuadro de mi finado padre. Mi viejo fue fanático de Nacional. Recuerdo que un día me llevó al Estadio, a ver a uno de los mejores, a la altura de Pelé y Maradona, que se llamaba Atilio García. Cuando salió Sud América a la cancha, nadie aplaudió, yo sí. Cuando salieron los tricolores, se rompieron las tribunas en pedazos. Y luego le pregunté a mi papá por qué no los saludaban. Me fui a mi casa y por dentro me empecé a ser buzón. A la semana que viene, jugaban en el Cerro con Rampla Juniors y le pregunté si no me llevaba a ver a la IASA. Su respuesta fue ´estás loco´, pero me terminó llevando. Siete días más tarde el rival era Liverpool, ahí no me llevaron bajo ningún concepto, de todas maneras le pedí a un vecino y accedió. De repente soy hincha de Sud América gracias a Nacional y a que en ese partido Atilio le metió cuatro goles. Allí, me incliné por los más débiles”, recordó el comunicador.

Cuando habló del bolso, de esa institución que ayer sufrió a Maureen Franco y Mauricio Alonso, su voz y sus ojos reflejaron emoción. “El Parque Central es una gran referencia histórica. Primero porque fue uno de los escenarios del primer Campeonato del Mundo, en 1930. Además, cuando todavía no estaban estas reformas, había un tanque de agua en el que me apoyaba para que las personas mayores no me taparan la visual. Voy a tener mimetizado en mis retinas, hasta el día que me muera, la imagen del Principe Anibal Ciocca, el Tano Porta, Luis Ernesto Castro, Anibal Paz, Rodolfo Pini, Eugenio Galvalisi, Schubert Gambetta, entre otros. Se me está erizando la piel de gallo, mientras los nombres, porque yo no soy gallina”, tiró entre risas.

Venir al palco de la prensa y luego ir hacia el corralito que nos pusieron a los visitantes, en el que no se ve un puto carajo, es un placer. Soy infaltable, saludo uno por uno a los hinchas porque somos muy pocos los fieles y leales hinchas de Sud América”, añadió.

La memoria lo llevó a hablar de lo que sucedió en el túnel del tiempo, sin embargo, lo que sucedió el 21 de febrero de 2015 en el estadio de Nacional no fue casual. Se escribió una página más en la historia del buzón.

Fuimos una especie de David que enfrentó a Goliat. Cuando hice el libro de los 100 años, todo el mundo me pidió que le pusiera algo de la gloria y dije que no. La IASA no tiene glorias. Le puse ´Sud América: Una epopeya heroica´ porque tuvimos el heroismo de haber sobrevivido durante más de un centenario y luego de morirnos alrededor de 17 años en la B”, manifestó Toyos.

Pasaron 35 años para que el naranjita derrotara a la blanca. “Que haya un cuadro de 100 o 200 personas, en primera división, estando al día y que no tenga ningún tipo de problemas es una hazaña. Eso se lo debemos a un gerenciamiento argentino. De no ser por ellos, nosotros no estaríamos más en el fútbol”, concluyó.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario