lunes, 23 de febrero de 2015

Ka-Boom


Nacional empezó de manera tambaleante el Torneo Clausura. El bombazo del Palestino chileno no terminó de acomodar a La Blanqueada y, tanto dirigentes como el cuerpo técnico, se toman la cabeza para ver cómo armar los rompecabezas de cada encuentro con un plantel tan extenso. Quizás estas dos semanas de preparación, de cara a la visita a El Tanque Sisley en el Estadio Campeones Olímpicos (Florida), le caerá como anillo al dedo al Guti.


Es que, no debe ser fácil convivir con 33 tipos que quieran tener su lugar. Independientemente de los nombres, las trayectorias, etc. Evidentemente, si sos fulanito de tal y en la misma posición aparece un pibe de la cantera –por más que para el discurso de los directivos no hay que tapar juveniles–, siempre va a estar en mayor consideración ese jugador “ya consagrado”.

Para José Fuentes, directivo del bolso, “ahora es justamente cuando el técnico tiene que ratificar el manejo del grupo. Habiendo un grupo tan importante y con jugadores de vasto recorrido, todos van a querer estar”.

Desde la perspectiva del jugador, la visión es distinta porque la competencia se vive en carne propia. “Somos muchos, todos nos buscamos el lugar. Lo importante es estar a la orden del entrenador para que cuando nos llame, demostremos buenas condiciones”, señaló Álvaro Recoba a Opinar.

¿Cómo debe ser la semana de entrenamientos en Los Céspedes para un pibe que está bajo la sombra del último gran ídolo tricolor? Gonzalo Ramos le quitó dramatismo y comentó: “Es complicado, mucho más ahora con un campeonato solo. Pero ta, hay que seguir luchando y no queda otra que seguir”.

Cuando andas bien, capaz que terminas metiendo un poco más de presión”, tiró el Nano, quien en la actualidad es titular y lleva la casaca número 10 en tercera división.

Ejemplos, como el mencionado en líneas anteriores, hay varios. Y en todos los sectores de la cancha. A veces resulta increíble que varios profesionales, de gran pie y codiciados por cualquier club a nivel local –y por qué no internacional– no tienen ni la oportunidad de integrar una convocatoria, ya sea por bajo rendimiento, inconvenientes físicos o decisión del entrenador.

Por otra parte, es válido consultarse, ¿cómo hacen Álvaro Gutiérrez y sus colaboradores para armar a los citados semana tras semana? Problemas por falta de jugadores no va a tener, eso sí, ¿hay que saltarle con la plancha por haber elegido y retocado al grupo que arrasó en el Torneo Apertura 2014?

La historia hubiese sido otra si el cotejo ante Palestino terminaba 3-1. En definitiva, este fútbol actual, lapidario e injusto, le cae con todo al Guti por el simple hecho de apostar –en los papeles– a ganador y haber pensado en un zaguero mundialista, uno de los mejores delanteros del medio, un volante polifuncional con interesante pasaje internacional y en un viejo conocido de la “cantera inagotable”.

En la concentración del albo, los días previos al viaje a Florida deben ser muy cuidadosos y se tienen que tomar con pinzas porque una mala utilización de este tanque de oxigeno que les otorga el cambio de banda presidencial, puede ser peligrosa y de la salvación se puede llegar instantáneamente a los cuidados intermedios de un CTI.

Valdés y un caso atípico

Llegó para jugar la Copa Libertadores, pero su papeleo no arribó a tiempo a Uruguay y desde la Avenida 8 de Octubre iniciaron los rezos para doblegar a Palestino y ganarse un lugar en el Grupo 5 con Zamora de Venezuela, Boca Juniors de Argentina y Montevideo Wanderers.

Con una mentalidad exitista, el colombiano era una ficha cantada en la primera fase del máximo torneo continental, pero apareció un trasandino por los palos y pum. Adiós gloria deportiva y salvavidas económico.

Hay una expectativa grande por lo que se habló, por todo lo que hizo Colombia en todo este tiempo, pero las condiciones y las cualidades las tengo que demostrar con trabajo y esfuerzo. Con todo eso, la gente se va a quedar contenta”, le dijo al portal el hombre que fue titular con su selección en el encuentro ante Japón –por el Grupo C del Mundial 2014–.

El 6 de febrero, cuando definitivamente estampó su firma con el elenco albo, comentó que precisaría dos semanas para afinarse físicamente junto a sus compañeros del plantel. Luego de llegar a ese tiempo, aseguró que aún no es su momento para saltar a la cancha. “Creo que en esto no se puede improvisar. Vengo de un tiempo sin jugar y de entrenar apartado del plantel. No es lo mismo trabajar solo. A su vez llego a un país en el que tengo que conocer al grupo, se necesita un proceso de adaptación (el cual ya hicieron los muchachos). No es fácil entrar de la noche a la mañana”, indicó.

Con el correr de los días me sentido mejor, así que seguramente voy a tener la chance de estar a la orden”, agregó el ex América de Cali, San Lorenzo y Philadelphia Union.

Fe, sobra

La alegría va por barrios. Hoy el momento dulce lo viven en Los Aromos, hace escasos meses era al revés. Por ello, los futbolistas mostraron confianza ante los micrófonos de Opinar, ya pensando en que no se debe dar ni un paso hacia atrás.

Son dos cosas diferentes. Una cosa fue la eliminación de La Copa y otra es el Clausura. Tenemos que ganar el torneo como sea y lo vamos a afrontar de la mejor manera para retomar la racha triunfal”, indicó el Chino, el surgido en la cantera danubiana que hace delirar a los hinchas en las tribunas.

Con mentalidad fría, el Nano Ramos manifestó que “son momentos. En el torneo pasado ganamos muchos partidos seguidos y en este comienzo de año nos toca vivir este momento negativo. De esto se sale trabajando, no queda otra”.

Por último, el caleño Valdes sostuvo: “Así es el fútbol. Seguramente habrá varias cosas para mejorar y nos lo dirá el cuerpo técnico durante la semana. Este es un grupo maduro, sabrá darle vuelta a la página porque esto recién comienza”.

Puesto por puesto

Gustavo Munúa, Jorge Bava y Gabriel Araújo luchan por ese puesto nefasto que se ocupa debajo de los tres palos.

En la defensa, la contienda es entre: Santiago Romero, Diego Polenta, José Aja, Guillermo De Los Santos, Carlos Valdes, Juan Manuel Díaz, Alfonso Espino, José David Velásquez, Caué Fernandes, Maximiliano Moreira, Jorge Fucile, Sebastián Gorga y Nicolás Olivera.

Para una mitad de la cancha que siempre es ocupada por cuatro o cinco hombres, Gutiérrez puede elegir a: Gonzalo Porras, Diego Arismendi, Ribair Rodríguez, Gastón Pereiro, Carlos De Pena, Álvaro Recoba, Ignacio González, Nicolás Prieto, Hugo Dorrego y Gonzalo Ramos.

Los goleadores tricolores, algunos con características disímiles entre sí, son: Iván Alonso, Christian Tabó, Sebastián Fernández, Gonzalo Bueno, Leandro Barcia, Sebastián Taborda y Sebastián Abreu.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario