sábado, 8 de noviembre de 2014

Yo lo quiero ganar


Danubio y Defensor se preparan para disputar un encuentro importantísimo. Pese a los altibajos que sufrieron las instituciones en el Torneo Apertura, los clubes viven el encuentro como un clásico y la victoria es lo más deseado por jugadores e hinchas. Leonardo Ramos y Fernando Curutchet, entrenadores de ambas escuadras hablaron con Opinar sobre el cotejo que dará comienzo el domingo a partir de la hora 10.30 en Jardines del Hipódromo.




 Hubo sensaciones encontradas. Fue una semana más, desde un punto de vista de entrenamientos, pero también fue distinta por la importancia que tiene el rival. El tema del clásico viene desde inferiores y sabemos lo que significa ya que hace dos años más o menos que estamos acá y se disfruta de gran manera”, destacó el orientador franjeado.

Luego de un extenso viaje al norte del país, e igualar ante Tacuarembó, el conjunto de Maroñas regresa a su casa. “Jugar en Jardines es especial. Es nuestra cancha y allí nos sentimos más cómodos. Ojalá que podamos hacer un gran partido y lograr los tres puntos que se nos viene negando hace bastante”, confesó.

Danubio no tuvo un gran Apertura, sin embargo, Ramos analizó que: “lo que la falta al grupo es conseguir un triunfo de esos que sirven en todo sentido. Por momentos jugó muy bien, en otros no tanto, pero la idea de los jugadores fue buscar siempre el resultado y nos quedamos bastante tranquilos con ciertos funcionamientos, como el defensivo. Lo único que nos faltó, y nos sigue faltando, es convertir las situaciones de ataque”.

Junto a los futbolistas pensábamos en tener otro tipo de semestre. Sufrimos un montón de lesiones y suspensiones que nos negaron tener un buen momento en el campeonato. Siempre se intentó sacar la cara por el club, entrenamos con muchas ganas y lo único que falta es una victoria importante, ni que hablar que con Defensor sería una de ellas”, agregó el exfutbolista y actualmente director técnico.



Fernando Curutchet fue claro y manifestó: “es un clásico, por ende es especial. Se preparó con muchas expectativas, precaución, y sobre todo, con entusiasmo”.

La viola tendrá que ´viajar´ hacia otro barrio. “Cuando se es local, estás en la cancha en la que se entrena diariamente, existe cierto conocimiento. Aparte el apoyo de la hinchada es muy importante, entonces hay cierta ventaja”, destacó el encargado de dirigir a la institución de Punta Carretas. “De todas maneras, en el fútbol uruguayo la localía o el ser visitantes no incide mucho, en otros países pesa más”, añadió.

Por último dijo que: “en este tipo de encuentros, siempre se pone un extra”. A su vez aclaró: “por más situaciones adversas que existan, o ventaja numérica, tiene un sabor diferente. La previa, es decir cómo venis, cómo llegaste, etc. se torna anecdótico”.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario