sábado, 8 de noviembre de 2014

El mejor, otra vez

Fotos: www.futbol.com.uy y El Show del Fútbol Sala

Peñarol venció 7-6 a Nacional en el marco del Torneo Integración de Fútbol Sala uruguayo y alcanzó una nueva estrella para su palmarés. De la mano de Nicolás Ordoqui, quien anotó cinco tantos y Richard Catardo, futbolista que puso en el score los dos restantes, el carbonero gritó nuevamente campeón. Opinar dialogó con las dos figuras en la tarde clásica.




Estoy contento por este nuevo campeonato. Es mi cuarto año en primera, habiendo obtenido mi cuarto título, por más que el primero haya sido como juvenil”. “Me da lástima la final que perdimos el año pasado con Old Christians porque pudo haber sido el quinquenio del club”, comentó Nicolás Ordoqui.

La máxima figura del futsal local se tomó revancha tras perder la copa el año pasado. “A mi no me tocó estar en 2013. Solo estuve cinco minutos en la revancha, aunque no lo pongo como excusa. Perdimos en la ida y en la vuelta ganamos, de todas formas en los penales no tuvimos la misma suerte”, se lamentó.

Para que Peñarol alzara un nuevo título lo fundamental, independientemente de las individualidades: “fue el equipo. Capaz que a mi me tocó hacer los goles, pero contamos con un plantel con todas las letras. Tenemos el arco menos vencido, la defensa es sólida y en ataque la rotación es tal que cuando a uno no le salen las cosas a otro sí”.

A diferencia de otras temporadas, Ordoqui remarcó que: “desde un principio no fue fácil. Los clubes se reforzaron muy bien, hubo mucha similitud en los rendimientos –a diferencia de otros años–. A su vez arrancamos el torneo con tres puntos menos y ante los rivales duros como Malvín, Banco República, Old Christian, Vramian, Boston River y Nacional logramos salir adelante”.



Por otra parte, Richard Catardo expresó que el hecho de ganar varios campeonatos de forma consecutiva: “es pura coincidencia”. “El campeonato de este año, el grupo salió adelante gracias al esfuerzo. Yo aporto mi granito de arena, nada más”, añadió.

Siempre es lindo salir campeón, más aún si es en un clásico. Como hinchas lo sentimos con un sabor diferente”, manifestó el ex Boca Juniors.

Por último confesó que los nervios le jugaron una mala pasada. “Cuando el árbitro pitó el final se bajaron los humos. Hubo más tranquilidad porque el resultado ya se había confirmado y se ganó que era el principal objetivo”, sentenció.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario