sábado, 11 de octubre de 2014

¡Como cantan Los Rodríguez!


Parece que los 90 recalaron en pleno 2014. La legendaria banda argentina-española formada por Andrés Calamaro, que tuvo su furor en la última década del siglo XX, volvió a captar la aceptación del público. Ahora, con un plantel renovado, pero con cada uno de sus integrantes comprometidos en lo suyo. Opinar presenta un informe con la palabra de Elio, Ángel y Déborah Rodríguez, una familia unida por el deporte.


El club viene bien. Capaz que se complicó un poco al momento del armado del equipo porque la planificación de la pretemporada fue cambiando y no es nada bueno para los planteles profesionales”, comentó Elio Rodríguez.

El actual entrenador de Canadian analizó su comienzo al frente del conjunto albirrojo, pero también destacó la labor de sus deportistas favoritos: “hay una mezcla de sentimientos. Como padre, estoy sumamente orgulloso. Afortunadamente decidieron dedicarse al deporte, sea el atletismo, el fútbol, entre otros. Martín (mi otro hijo), en su momento jugó al basketball. No solo su labor dentro de la cancha me deja contento, la gente me dice que son buenas personas y eso para mí es lo máximo”.

Déborah Rodríguez, una de las mejores atletas uruguayas, expresó que este año: “más que un sueño, fue una realidad. Estoy muy contenta por haber cumplido los objetivos trazados con mi entrenador. Lo que me surge es un agradecimiento inmenso por el trabajo que se viene realizando”.

Si sos deportista profesional y las metas no son ambiciosas, se hace todo más difícil. Es importante contar con un equipo importante al lado, por suerte yo lo tengo”, añadió.

Evidentemente no esquivó a la pregunta sobre las tareas que realizan tanto su padre como su hermano. “El presente familiar es muy bueno. Cuando veo a mi hermano ganándose un lugar en River, con mucho profesionalismo, me deja satisfecha. Mi papá viene trabajando paso a paso en Canadian y obteniendo los resultados de a poco. Repito, me quedo contenta por la actualidad de los hombres de la casa”, puntualizó.

Ángel también vive unos meses soñados. Se ganó la confianza de Guillermo Almada en el primer equipo darsenero y no le defraudó. “Entreno al 100% todas las semanas para aprovechar las posibilidades que me brinda el técnico. Gracias a Dios vengo cumpliendo muchos sueños, jugando varios partidos y me siento muy contento”, indicó el lateral.

El sueño de todo entrenador es trabajar junto a su hijo. ¿Qué piensa al respecto? ¿Existirá la posibilidad? “Nunca me dirigió, aunque ya lo hablé muchas veces con él. En Liverpool me quisieron llevar y no se dio. De todas maneras, por una cuestión de moral, no sé cómo sería la relación profesional. Me encantaría porque conozco su estilo y su filosofía de juego, pero no va a poder ser”.

Por último, fue claro y habló de no bajar los brazos porque lo bueno, recién empezó. “El gran esfuerzo de esta familia dio sus frutos. Mi hermana demostró su esfuerzo y sus virtudes. Desde muy chica entrenó para lograr lo que hoy está viviendo. A mi padre también le llegó la oportunidad, después de muchos años como captador en juveniles y como entrenador. Estoy muy feliz porque también puedo darme el lujo de estar en un club como River. Hay que seguir para adelante, pensando en lo que se viene”, sentenció.


@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario