sábado, 20 de septiembre de 2014

Fernando Álvez: “Si empezas a contar verdades que no gustan, pasas a ser persona no grata”


Cerro Largo sigue contando con Fernando Álvez en sus filas. ¿En qué posición? En realidad, es un todo terreno, así se autodefinió y es el mejor término. Opinar charló con el exarquero de Peñarol y la selección uruguaya para conocer más de su nueva posición dentro del fútbol uruguayo y de la posibilidad de estar en algún momento en el carbonero o en la celeste.


-¿Qué posición específica tiene dentro del club?

(Risas) Aquí soy un todo terreno. Trato de apoyar lo que haga el cuerpo técnico, trabajo con los goleros, a su vez doy una mano para que haya una mejor tarea con las formativas y primera división. Cumplo una función bastante variada, pero lo hacemos para que el plantel se sienta a gusto y circule por la senda del triunfo para ascender al sitial de privilegio.

-¿Hay material para conseguir objetivos importantes?

Sí, claro. Hay dificultades también, al igual que las sufren los equipos de Montevideo y el resto del país. El esfuerzo es doble, se necesita el apoyo en infraestructura de la intendencia del departamento. La única forma de salir adelante es aportando un granito de arena.

-Por más que es un polifuncional, su visión, ¿la de un técnico, gerente deportivo o un entrenador?

Creo que la de un entrenador. Todo se mira desde esa óptica, después intentamos trasladarlo a la cancha para que la eficacia se transmita dentro del club.

-¿Se siente la presión de la hinchada, ante la meta de retornar a primera división?

 En lo que a mi respecta, no porque mi vida fue bajo presión. Jugando en la selección y en Peñarol dabas exámenes todos los días. Ahí te podes dar cuenta de la gente que sirve y que no sirve ante determinada situación. Algunos, cuanto más presionados están, más rinde. Esa clase de jugadores me encantan.

-Siendo una figura identificada a la gloria del aurinegro, ¿no le duele el hecho de no tener un lugar dentro del club?

Creo que mientras esté esta directiva no voy a tener una oportunidad. Siempre estuve muy enfrentado a ellos porque no comparto la política deportiva de la institución. A la prueba está de que Peñarol gasta más de un millón de dólares y en once años solo obtuvo dos campeonatos, en las formativas se invierte una suma importante de dinero y en los últimos años contrataron a más de 200 jugadores, cambió 17 veces de técnico en un período corto de tiempo y más. Eso te muestra que la forma de accionar no es la correcta. Yo lo digo y paso a ser el malo de la película, pero es la triste realidad.

-¿Alguna vez le surgió la posibilidad de formar parte de un cuerpo técnico celeste?

No, nunca. Hoy en día se busca determinado perfil, es decir aquel entrenador que nunca dice nada, nunca exterioriza un problema (más allá de que los tenga). Si empezas a contar verdades que no gustan, pasas a ser persona no grata. La vida es así y uno se tiene que adaptar. Queda claro que, personalmente, tengo mucho para aportar. Solo una vez me consultaron –mientras era jugador– por un detalle técnico, que fue en la Copa América de 1995, cuando Héctor Núñez nos dirigía, y después nunca más. Yo fui citado a varias selecciones juveniles y mayores por 20 años, aproximadamente. Así es el fútbol uruguayo. Los resultados, a nivel internacional están vistos, fijate que en selecciones juveniles, la última vez que fuimos campeones fue en 1981. Los grandes de nuestro país no alcanzan una Libertadores desde 1988. Los hechos te terminan dando la razón, pero son siempre los mismos los que giran en torno al mismo trompo.

-¿Qué opina del proceso de selecciones uruguayas, encabezado por Óscar Tabárez?

Estoy a favor porque tiene un proyecto y otra ventaja muy importante: el único que decide lo que va a suceder en torno a lo futbolístico es el Maestro. No se mete ningún dirigente, ningún neutral, nadie. Si las cosas van bien, genial, sino lo van a sacar, aunque lo que te dije antes es una de las mejores cosas que puede suceder en el fútbol. El rol lo deben cumplir los que saben, en determinada área.

 @MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario