domingo, 25 de mayo de 2014

Daniel Baldi: “Hay que ser campeón en primera, en las juveniles no me importa tanto”


Daniel Baldi presentó hace unas jornadas Mi Mundial 2, la continuación de la historia de Tito Torres, y charló con Opinar sobre una cuestión muy interesante, la cual plantea a lo largo de las páginas: la juventud en el fútbol y su relación con los empresarios. El ex Plaza Colonia, Peñarol, Danubio, entre otros fue claro y nos dejó su concepto.

-¿Qué le genera cuando ve un salón repleto de niños aplaudiendo y felicitándolo por el libro, con deseos de que rápidamente esté la tercera edición a la venta?

(Risas) Soy un agradecido. Siempre me gustó escribir, también jugar al fútbol y uno jamás se pone a pensar qué va a suceder. Esta historia en particular me tiene sorprendido por el amor que profesan los niños hacia ella. Entonces los miro, disfruto estos instantes y como dije en el discurso, las palabras van a redundar si hablo, simplemente tengo que decir gracias.

-Planteó un tema interesante que es el vínculo, muchas veces negativo, entre los jóvenes futbolistas y los representantes. ¿Le tocó vivir algo parecido, recibió alguna crítica de los empresarios en cuanto a este tema?

Bueno, el que no está de acuerdo conmigo es porque hace lo que señalo. Nunca tuve una muy buena relación con mi representante, se manejó mal conmigo y es mi visión. Estoy abierto al diálogo y para que me respondan sus apreciaciones y lo que tengan ganas, pero no me gustó la experiencia que tuve en el fútbol con los empresarios y creo que no lo hacen un bien al jugador. Es mi punto de vista empírico, el cual pregono y no quiero decir que es la verdad absoluta, ni mucho menos. De hecho trabajé un tiempo con un representante como Pablo Boselli, tratando de formar deportistas y me gustó mucho.  

-¿Hay alguna clave para modificar esto?

Sí, claro. Lo más importante es el apoyo y contención familiar, que no presionen a los gurises para que sean profesionales –si que los acompañen–, que lean, estudien, se preparen porque eso los va a permitir se mejores seres humanos y les va a permitir tener más posibilidades de hacer lo que quieran, y capaz que no está en el fútbol, cosa que me parece buenísima porque se debe colaborar para que hagan lo que deseen.

-Quizás es una pregunta contradictoria, pero, ¿ayuda para cambiar la mentalidad los últimos éxitos de los juveniles a nivel internacional y los saltos internacionales a nivel económico? Teniendo en cuenta que a muchos se los toma como espejo y no muchos consiguen concretarlo.

Está bueno que salgan campeones, vicecampeones, etc, aunque no es lo más importante. Lo fundamental, es formar –por algo se las denomina categorías formativas–. Hay que ser campeón en primera, en las juveniles no me importa tanto. Está bueno, siempre y cuando haya un proyecto detrás, vamo´ arriba, ojalá que se llegue a lo más alto seguido.

-Hoy en día está vinculado a Wanderers. ¿El Bohemio es un espejo y un ejemplo a seguir desde el punto de vista deportivo?

Totalmente. Estoy muy contento porque la idea es potenciar a los botijas, solventar al club y obtener títulos como lo demostró hace unos días.

-Volviendo un poco a la obra presentada recientemente, ¿qué expectativas tiene? ¿Qué espera en cuanto a la recepción del público?

Ojalá que les guste y los haga pasar buenos momentos con la lectura.

-¿Está en carpeta Mi Mundial 3?

Creo que no. Dentro de cuatro años te digo (risas).

 @MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario