miércoles, 30 de abril de 2014

“Quedate tranquila, que salgo del tablado y voy a la cancha a dormir”


Se lo ve caminando por el Estadio Belvedere. Es su rutina habitual. De a ratos, cuando está en tiempo de descanso, se ceba unos mates o prende un cigarrillo. Si nadie se acerca al cuarto de utilería, se acerca a las tribunas para ver el entrenamiento o sino es común verlo sintonizando alguna radio uruguaya. “Lo hago para hacer compañía”, dice off the record.

Hace 4 años, aproximadamente, viene compartiendo vestuarios con su compañero de fórmula Alejandro “Tribilin” Williman y con los juveniles de Liverpool, esos que sueñan y mantienen intacta la ilusión de llegar al primer equipo. Es más, es considerado un amuleto porque desde su ingreso a la institución de Belvedere, las formativas se alzó con la copa de campeón en reiteradas oportunidades.

¿Quiere conocer un poco más a este personaje? Los dejamos con el popular “murguista de oro”: Luis ´Canario´ Pereyra.

-Volvió al ruedo luego de la licencia…

Sí, gracias a Dios. Aprovecho que me hiciste esta pregunta para agradecer al club. Sinceramente debo estarlo, no solo por la oportunidad de trabajo, sino porque me abrió las puertas cuando la cosa venía un poco brava. Por ello doy las gracias por poder llevar el alimento a casa, porque esto lo hago todo el año, y porque me permiten hacer otra de las cosas que me gusta: salir en carnaval.

-¿Cómo estuvo el concurso (2013)?

Bastante bien. Si no tiene esa sal y pimienta no existe la fiesta. Salimos segundos, yo estoy en periodistas con los Zingaros, y el jurado es el que delibera y piensa que el que se muestra mejor, gana.

-¿Podría decirse que es de los pocos afortunados que trabaja de las dos pasiones que tiene el Uruguay (fútbol y carnaval)?

Yo lo hago en este momento. Quizás hay otras personas que están en el fútbol y en el carnaval. Conozco solo un caso, el de Sebastián Martínez, que es utilero de Rampla Juniors –aunque no se si sigue estando-. Después no recuerdo a ninguno más.

-¿Hace cuánto que está ligado a la institución?

Empecé en enero del 2009. En ese momento ensayaba en Momolandia, y tuve que hacer un gran sacrificio. Acá sabían que salía, pero prioricé el trabajo porque después de todo tenía que seguir laburando todo el año. Entonces, a veces terminaba tardísimo y dormía en el vestuario. Abría los portones y descansaba en la mesa que uso para doblar la ropa. Algunas veces estaba uno o dos días sin pisar mi casa. Llamaba a mi señora y le decía “quedate tranquila que salgo del tablado y voy a dormir a la cancha”. Así era la diaria. Después los directivos me dieron la sorpresa de que podía salir en carnaval y fue una solución bárbara.

-¿Si le ofrecen hacer una canción homenaje por los 100 años del club, aceptaría?

Cómo no. Con todo gusto. Tiene que haber un letrista porque no se escribir mucho, hago algunas cositas, pero son pequeñas. Le hice un himno a los juveniles de Liverpool, pero para hacer del primero hay que poner un poco de historia en el tema que se va a hacer. Además no solo se precisa lo que te dije, hay que buscar alguien que grabe una pista o una orquesta para ensayarla.

-¿Sigue habitualmente la temporada del equipo de La Cuchilla?

 Defiendo mucho las cosas de la institución, es decir, mi trabajo está aquí y trato de cuidarlo al máximo, pero soy simpatizante del fútbol en general. Si juegan en Belvedere los veo, si van para otro lado es más difícil porque me voy con los juveniles. Si no me quedo en la cancha, prendo la radio para ver cómo va.

-¿Cómo es su relación con los jóvenes que defienden esta camiseta?

Muy bien. Yo siempre les digo: “ustedes son como mis nietos”. Me faltan unos añitos para cumplir 60 años y siempre aparezco con un “pórtense bien”. Más de un rezongo de abuelo nunca hubo, siempre hubo mucho respeto con la gurisada. Dentro de sus edades me respetan y uno está contento con lo que hace.

-¿Cómo le dicen los chiquilines: Luis o Canario?

Canario. Muy pocas personas me dicen Luis. En el ámbito murguero fue toda la vida así. Yo no me enojo, es más, lo tomo como algo cariñoso.

-Tiene el gusto de compartir con generaciones ganadoras. Imagino que en el día a día es una fija que pone lo mejor de usted para que haya un buen ambiente y se trabaje de la mejor manera.

Se trata de llevarla lo mejor posible. Como te dije recién, sin dejar pasar algunas cositas mínimas, soy un simple utilero pero trato de ser un abuelo para la mayoría de ellos, ya estoy muy viejo para ser padre de los botijas. Siempre trato de inculcarles algo dentro de las experiencias vividas. Si a alguno se lo ve medio raro le digo: “vení a hablar con el viejo y contale qué pasó”, entonces se van sincerando y de repente se entera de algunos inconvenientes y trato de ayudarlos, dentro de lo humilde y poquito que uno sabe.

-Le agradezco por estos instantes. Ojalá que en nuestro país haya gente como usted comprometida con la juventud.

Por favor. Siempre me gustó estar involucrado en este deporte. Cuando era joven quería ser jugador, pero no le pegaba ni con las rodillas. Es lindo convivir con gurises que vienen desde la escuelita hasta los más grandes. Gracias de verdad, estoy muy agradecido a Liverpool por la oportunidad de tener trabajo diario y por dejarme disfrutar del carnaval. Le mando un abrazo grande a toda la gente negriazul y vamo´ arriba. Siempre dije que tengo la esperanza de festejar con todo el barrio un campeonato con la primera.

Corrección y publicación de la entrevista realizada el 28/3/13 para el portal amigo liverpooljuveniles.blogspot.com. El agradecimiento a Gonzalo Mattos por la gentileza.

@MathiRosello 

No hay comentarios:

Publicar un comentario