miércoles, 26 de febrero de 2014

Santiago Romero: “Vine con ilusiones y muchas ganas, confiando en mis condiciones”


Santiago Romero es uno de los tantos uruguayos que llevan consigo la bandera del fútbol uruguayo en Sudamérica. El Colorado, como se lo conoce en el ambiente futbolistico, es una de las figuras del sorprendente Deportes Iquique, uno de los equipos que lucha posiciones de vanguardia en el Torneo Chileno.

Opinar dialogó con el exmediocampista de Nacional sobre su presente en tierras trasandinas y su visión del presente Albo en el Torneo Clausura, luego de pasar un par de temporadas en sequía de titulos. Cabe remarcar que en la temporada 2011/2012 –cuando el entrenador era Marcelo Gallardo- fue campeón con la escuadra de La Blanqueada.

-Que partido ganaron el otro día ante Antofagasta. De atrás, demostrando pura rebeldía. ¿Cómo viviste la intensidad del encuentro?

Para serte sincero fue un partido muy cambiante y emocionante. En el primer tiempo jugamos mal y en el segundo fuimos muy superiores al rival. Nos quedamos con un partido importantísimo para seguir metidos en los primeros puestos. Así que lo viví con mucha energía y me fui muy contento y satisfecho por lo logrado.

-Iquique participó de torneos internacionales en los últimos años, de alguna forma, se ganó un respeto en Chile y –por si fuera poco- está en las primeras posiciones de la tabla. ¿Se dan el lujo de soñar con el trofeo de campeón o es complicado?

En la institución se han conseguido cosas importantes. Jugaron una sudamericana y una Libertadores a pesar de ser un cuadro con pocos años. Algo que me sorprendió cuando me entere, solo tiene 36 años. Llegar a copas internacionales y mantenerse sólidos en primera división es un objetivo, así que el respeto ya pudieron -y pudimos- conseguirlo. Soñar con ganar el campeonato es lo máximo. Me encantaría, pienso mucho, pero es muy difícil ya que los cuadros grandes de acá son muy fuertes. Uno nunca deja de pensar y fantasear, es lo lindo del fútbol. Lo que veo muy cerca, ya que estamos a un paso, es la Copa Chile. Jugamos la final el 16 de abril y es algo a lo que me propuse llegar cuando la arrancamos. Me ilusiona mucho.

-Forma parte de un plantel que no tuvo muchas modificaciones entre la temporada anterior y la actual, la metodología de juego se mantiene prácticamente intacta. ¿Es una de las virtudes de este club pensando en las metas trazadas?

Se mantuvo la base -y a su vez- hubo un par de contrataciones buenas. A mi criterio es sumamente importante para conseguir todo lo que venimos trazando. Conocer a tu compañero es muy importante para mantener el estilo que pretende el técnico y en ese sentido la institución está haciendo muy bien los deberes. Quiero resaltar que se consiguió un muy buen ambiente en el grupo. Existen muy buenas personas, por encima de lo futbolístico, algo muy importante como lo otro.

-Hace un tiempo sonó para venir al fútbol uruguayo, pero no se dio. ¿Cómo es jugar con el “Rengo” Rodrigo Díaz (uno de los idolos del club)? Imagino que es un placer…

Es un jugador distinto, de esos que quiere todo el mundo. A mi me sorprendió gratamente como profesional y como ser humano. Se portó muy bien conmigo, desde que llegué a Iquique. Lo considero un amigo y en la cancha es el socio perfecto para un volante central. Se muestra constantemente, cuando el partido está complicado o no podemos abrir el partido aparece el con un tiro libre –su gran especialidad-.

-El fin de semana se ausentó por temas físicos y no fue uno de los mejores partidos –colectivamente hablando-. ¿Se sintió demasiado la baja?

Siempre se extraña cuando no está en la cancha. Cuando está en el campo de juego, por lo general, es un socio constante. pero lo que rescato es que a pesar de que se ausentó pudimos ganar. Ahí te das cuenta que el plantel está muy fuerte y con ganas de obtener muchas cosas.

-Si bien llegó a Iquique en 2013, ¿le sorprendió la rápida adaptación al equipo?

No creo que la palabra sea sorprendido. Vine con ilusiones y muchas ganas, confiando en mis condiciones. Hoy en día estoy muy contento de lo que hemos conseguido.

-Siendo jugador del Bolso tuvo que enfrentar a Deportes Iquique. ¿Te cambió el concepto de la institución –mirando lo deportivo- formando parte de ella?

Me cambió mucho, es más me hizo modificar el concepto del fútbol chileno. Desconocía muchos aspectos. Es lindo en todos los aspectos, los clubes son muy serios y ordenados, futbolísticamente es muy dinámico y más técnico que aguerrido al que estamos acostumbrados nosotros.

-En juveniles de los tricolores demostró su faceta goleadora, en sus primeros pasos en primera división el arco estuvo un poco cerrado, pero en el Chile aparecieron los tantos. ¿Es una virtud convertir permanentemente o simplemente se da por diferentes situaciones en los encuentros?

Me gusta mucho participar de las situaciones de gol y convertir. En inferiores de Nacional se me dio mucho, luego no tanto. Es algo que quedó en el debe. Acá se me ha dado mucho y pienso y espero seguir así porque me gusta y lo siento muy natural llegar al arco rival.

-¿Cómo vivis los partidos de Nacional a la distancia?

Desde que llegó Pelusso, está buscando una identidad de juego. Le está costando un poco. Aunque espero -y confío- en que les va a ir mejor, incluso en la Libertadores. Lo digo como hincha en nombre de todos. Sabiendo que se piensa todos los años en la copa.

-Fue uno de los futbolistas que salió campeón con los tricolores en 2012. ¿Le sorprende que desde la era comandada por Marcelo Gallardo el Bolso no gana, ni siquiera, un torneo corto?

Sentí la enorme alegría de salir campeón de la mano del Muñeco Gallardo. Fue algo muy lindo y lo voy a recordar por siempre. Siempre sorprende que un equipo tan importante no llegue a lo más alto, y más sabiendo que en que los últimos años ha ganado muchos títulos, pero me deja tranquilo que siempre los pelee.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario