miércoles, 19 de febrero de 2014

Diego Perrone: “La gente no fue tan dura conmigo porque reconoció el hecho de siempre querer volver”


Es difícil ver a Diego Perrone sin algún distintivo de Danubio. Por algo es considerado un ídolo de esa institución. Luego de varios meses donde el cariño hacia varios futbolistas se puso en tela de juicio, el cariño hacia él se mantiene intacto pese a que haya tenido pasado en un equipo grande.

Opinar dialogó mano a mano con el exdelantero y nos contó sobre su presente en la institución de La Curva y a su vez comentó que fue tentado por su amigo Fernando Cañarte para regresar a la actividad oficial, esta vez, usando la camiseta de Villa Española.

-¿Siempre pendiente de la actuación de los juveniles?

Sí, estamos en un club que está conformada por jugadores que vienen desde abajo. Por eso el 80 porciento del plantel de primera está conformado por este tipo de futbolistas.

-A su vez es por una cuestión laboral…

No tanto en el de las formativas. Pero sí en este invierno la idea es entrenar con ellos una vez por mes, sino todos los días seria algo aburrido. La intención, más que nada, es volcar una experiencia a los delanteros, porque uno no tiene la receta de nada. También Leo (Ramos) me toma como un miembro más de su cuerpo técnico, y siempre le voy a estar agradecido porque me han tratado muy bien. Por ahora, no quiero ser entrenador, estando dentro de un campo me da la libertad para trabajar como quiero.

-El club no solo forma buenos equipos, sino que se destacan las individualidades…

A varios le han echado el ojo desde primera. Capaz que tarde o temprano se les da la oportunidad. Eso lo dirá el tiempo y las condiciones. La tercera está muy bien nutrida por el trabajo que hace la gente de inferiores. Esto le sirve mucho al club porque es de lo que vive.

-En tu caso, ¿la actividad de fútbol profesional ya quedó atrás? ¿Aún se involucra en algún picadito?

Cuando hay algún lesionado capaz que juego –más que nada en espacios reducidos-. Jugar profesionalmente no se me vino más a la cabeza. Estoy disfrutando muchísimo de otras cosas, entre ellas, de esta función que me han dado. Tengo 36 años y desde los ocho estoy en esta institución, es mucho tiempo en esta casa. También me doy el gusto de compartir más momentos con la familia, que quizás a veces se dejan de lado por la profesión de jugador.

-¿Fue prematuro el alejamiento de los campos de juego o se dio en el momento indicado?

Fue en el momento indicado. Después que se vive de afuera no se extraña mucho. No se si no tenía más que ofrecerle a este deporte, sí que era el tiempo justo para dar un paso al costado.

-Fuentes cercanas a Villa Española me comentaron que estuviste cerca de defender su camiseta en esta temporada. ¿Es algo cierto?

Es verdad. Tengo un amigo en común que es un hombre querido en el Villa, como es Fernando Cañarte. Es de esas personas que nunca te dejan tirado. Me quedó en el debe porque siento que algo le tenía que dar. A lo primero estuvo muy cerca de concretarse, pero por temas de horarios no pudo ser. La idea estuvo y me entusiasmó mucho.

-Mucho se ha hablado en estos últimos tiempos sobre el tema de los ídolos. Declaraciones que a veces son ciertas, otras no. En tu caso el hincha Franjeado está muy ligado contigo, pese a que defendiste a Nacional. ¿Por qué crees que se mantiene ese afecto más allá de lo sucedido?

En aquel entonces Danubio no me quiso, por eso me quedó solo irme hacía allí. Les estoy muy agradecido a todos los otros clubes que defendí. Para mi fue un trabajo y lo tomé como eso. Cuando defendí la camiseta de mi equipo, la responsabilidad era otra, los sentimientos tenían un papel importante. La gente no fue tan dura conmigo porque reconoció el hecho de siempre querer volver.

-Sin dar nombres. ¿Es injusto que se los trate de manera negativa a varios futbolistas que le dieron tanto a la institución, pero por distintas razones le dijeron que no?

A veces sí porque no se tiene en cuenta el futuro de la familia. Por ahí no nos podemos meter en el bolsillo del futbolista que es lo más importante. La carrera es muy corta. El hincha no lo tiene porque saber ya que va todos los fines de semana a ver a su equipo. Es entendible también, se te van los ídolos y a ninguno nos gusta, pero también hay que estar del lado del otro. Yo lo vivo así porque estuve en esa situación. No te voy a nombrar a nadie pero estoy seguro que no les gustó para nada tomar esa decisión.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario