sábado, 25 de enero de 2014

Santiago Ostolaza: “No me interesa, y se lo aclare a la comisión directiva, ser el entrenador del equipo”


El fútbol uruguayo juvenil se da un gran lujo. Bella Vista le abrió la puerta a un grande que surgió, justamente, en esa institución: Santiago Ostolaza. El Vasco asumió en los primeros días de enero como coordinador general de las formativas papales y dialogó mano a mano con Opinar sobre diversos temas.

Tras su última experiencia como director técnico de primera división en Espoli de Ecuador, el doloreño retornó a las canchas –esta vez- para trabajar con chiquilines. Aquellos que entrenan día a día para colaborar en el pronto retorno de uno de los conjuntos del Prado que dejó hace unos meses la actividad de AUF  por temas económicos.

-¿Cómo llegó a la propuesta de regresar al club que lo vio nacer? Llevando a cabo la coordinación general de formativas.

Estoy muy contento de estar en Bella Vista, en este momento difícil del equipo. Lamentablemente el club vive una situación complicada a nivel económico. Se ha juntado un grupo de personas para trabajar y que la institución se mantenga viva. Yo me siento muy identificado, más que nada agradecido por la posibilidad que me dio de vivir del fútbol, hacer lo que a mi me gusta y tal vez cumplir uno de mis sueños que era ser profesional. Por eso me uní a esta gente que quiere lo mejor, y realmente fue una sorpresa que me hayan nombrado coordinador de las divisiones inferiores.

-¿Es más difícil que orientar a un grupo de futbolistas?

Sí porque tenes que trabajar con varias categorías. Pero, sinceramente, en estos pocos días que estuve cumpliendo esta función sentí el apoyo de la directiva y principalmente de los cuerpos técnicos que encabezan sus divisionales. Los entrenadores tienen una actitud positiva para salir adelante. A su vez los jugadores saben del presente institucional y le ponen el hombro y dejan lo mejor de sí. Humildemente le podemos dar muy pocas cosas pero ellos saben y sobrellevan cualquier situación complicada que pueda suceder.

-El fútbol ha variado a lo largo de los años. ¿Cómo se hace para inculcar firmemente una idea que quizás dentro de un tiempo tenga que ser modificada?

Es duro. Cuando proyectas algo no lo tenes que hacer de un día para el otro, ni tal vez en un año. Debe ser algo a largo plazo donde, lógicamente, el apoyo de los dirigentes para darle a los jugadores lo mejor y de los entrenadores tiene que dar sus frutos. La formación de un jugador implica corregir, trabajar, repetir muchas veces una jugada, y entre todos elegimos a grandes profesionales. Apuntamos a eso, a los recursos humanos para que den lo mejor de ellos.

-A pesar del mal momento económico de Bella Vista, las aguas se calmaron en las juveniles ya que consiguieron el ascenso a primera división...

Ha sido, quizás, el momento más importante del club en este último período que el equipo esté en primera jugando con los grandes. Eso es una motivación para encausar esta parte del año con todos los allegados y con los hinchas que de a poco se van acercando y por lo menos miran que se está trabajando y que el equipo sigue viviendo y sigue latiendo.

-¿La idea de los directivos es contar con usted para que en uno o dos años -y el equipo regrese al círculo de privilegio- sea el director técnico?

Definitivamente no es mi objetivo. En este momento mi idea era ponerme a las ordenes de la institución. No me interesa, y se lo aclare a la comisión directiva, ser el entrenador del equipo. Si se solucionaran los problemas de dinero y el equipo esta apto de competir en la divisional de ascenso hay mucha gente que merece estar en el cargo de entrenador. Yo estoy en un cargo en el que deseo estar por mucho tiempo ayudando desde mi experiencia para que la institución sea la beneficiada y puedan salir jugadores.

-¿Los chiquilines saben con quien comparten mañana tras mañana? Porque en los equipos muchas veces se intenta enseñar la historia del club, etc...

Hay algunos que son muy jóvenes, y no conocen mucho mi carrera. Por un tema de edad no eran ni nacidos. En este caso uno trata de hablar el idioma del fútbol, el que llevamos todos. Me imagino que le preguntaran a los padres o abuelos “¿Quién es este?”. No se como será esa situación, pero hay un respeto mutuo muy grande.

-¿Y los padres y/o abuelos se ponen contentos cuando se dan cuenta que usted comparte una cancha de fútbol con sus seres queridos?

Sí porque ya es diferente. Ellos medianamente vivieron gran parte de mi trayectoria. Se acuerdan de cuando uno jugó, pero ya pasó mucho tiempo de eso. Eso marca que el fútbol sigue, la vida también, pero me pongo muy contento cuando viene una persona y se acuerdan de mi pasado.

-Nunca es fácil tratar con los adolescentes y más cuando le dicen que no puede continuar jugando al fútbol o que el técnico no va a contar con él. ¿Esto fue lo más complicado que tuvo que vivir llevando a cabo su tarea en estos primeros días?

Sí, y es como lo decis vos. Lo que planteamos en este caso es que hay otros jugadores que son muy jóvenes –importante explicarles eso-, y tienen condiciones parecidas o iguales pero que solo juegan once o en el plantel pueden estar veinte y tantos jugadores, nada más que eso. Siempre les decimos que en este momento pretendemos elegir y ser lo más justos posibles. A veces te equivocas, pero te quedas tranquilo porque no hay mala voluntad. Lo que se evalúa es lo que sucede dentro de la cancha y si por algún motivo uno anda mejor que otro se elige a ese, pero al otro se le dice que siga trabajando y que esperamos el próximo año pueda venir de nuevo.

-¿Qué institución/es se toman como referencia en las juveniles del Uruguay?

Las referencias de instituciones, según las que viví desde adentro, son River, Defensor y Nacional. Pude comprobar que estas vienen haciendo un trabajo maravilloso hace muchos años, se preocupan muchísimo. Lamentablemente todo pasa por un tema de dinero para darle comodidades al jugador y pueda mostrarse. En nuestro caso podemos elegir jugadores desde un circulo muy pequeño. Del interior es casi imposible traer porque no tenemos para darle un lugar para atenderlos como es debido, entrenando, estudiando y teniendo una buena alimentación.

-¿Y en temas de infraestructura cómo está Bella Vista? El Nasazzi se mantuvo con un esfuerzo importante, pero ¿cómo está el complejo de Pajas Blancas? ¿No hay posibilidades de venderlo y darle un respiro en ese sentido al club?

En este momento el complejo no se está utilizando. Tenemos que cumplir varias etapas para que sea viable entrenar allí. El esfuerzo de los dirigentes es muy grande. En este caso lo que tenemos que tratar de dar lo mejor en el Nasazzi y en un futuro se van a utilizar algunas canchas acordes en Pajas Blancas.

-¿La institución puede estar o está a la altura de los equipos importantes de las categorías menores?

En este momento estamos dando unas ventajas muy grandes. Uno tiene que ser sincero y realista. Sabemos que no podemos dar promesas de salir campeón porque estaríamos diciendo algo que no es cierto. Si ofrecemos un trabajo a largo plazo con mucha humildad, dedicación y sacrificio tratando de que el jugador aprenda día a día lo que es esta profesión y lo importante que es el fútbol en muchos aspectos. Te ayuda a ser mejor persona y brinda la posibilidad de hacer amigos. También ofrece la chance de que salga un muy buen jugador y sea la salvación para él y para el club.

-Muchas gracias por estos minutos y le deseo éxitos para lo que se viene...

Te agradezco y ojalá que la gente se acerque y vea que hay varias personas trabajando para que el club no viva mucho tiempo la desafiliación. Bella Vista todavía late y vive.

@MathiRosello

No hay comentarios:

Publicar un comentario